Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una cuidadora por hurtar 500.000 euros a la mujer que atendía

La víctima, vecina de Illescas (Toledo), se quedó en "la más absoluta pobreza"

Una parte del material decomisado por la Guardia Civil.
Una parte del material decomisado por la Guardia Civil.

La táctica: ganarse su confianza. El objetivo: dejarle a cero la cuenta bancaria, un trabajo para el que supuestamente necesitó cuatro años. La Guardia Civil ha detenido a la cuidadora de una mujer de Illescas (Toledo) por haberle quitado medio millón de euros entre 2010 y 2014. Los dos hijos de la empleada también han sido arrestados. Los tres están acusados de estafa continuada. La afectada quedó en "la más absoluta pobreza", a cargo de los servicios sociales y Cruz Roja.

La detenida, de 40 años, había sido contratada para cuidar y acompañar a la víctima, de 53, y a su madre, ya fallecida. La estafada había heredado una importante suma, que estaba repartida en distintas cuentas bancarias. Cuando ya habían entablado una relación de confianza, la cuidadora le sugirió que, para "facilitarle" la gestión y el pago de facturas, concentrara todo el dinero en una sola cuenta a nombre de las dos, según fuentes de la Comandancia de Toledo. El mismo día en el que la víctima accedió a esta petición, la ahora detenida abrió otras cuentas, pero a nombre de ella y de sus hijos. Un cuarto implicado, expareja de la detenida, también ha sido imputado por un delito de encubrimiento.

"Sin más familiares conocidos, la confianza de la víctima en esta mujer era absoluta. Además, la señora tenía gustos muy sencillos, su comida era muy sencilla y con la herencia no cambió su nivel de vida", cuentan fuentes cercanas a la investigación. Poco a poco y durante cuatro años, el dinero fue saltando de una cuenta a otra. Y así también, mientras la víctima se iba acercando a la pobreza, la familia de la cuidadora iba elevando su nivel de vida. Por ejemplo, empezaron a comprar joyas de manera habitual, comían casi a diario en restaurantes, compraban en centros comerciales, viajaban, se inscribían en cursos aeronáuticos. Lo más llamativo para los vecinos de Illescas: la cuidadora llegó a comprar nueve coches para sus hijos y uno más para su ahora expareja. Ninguno tenía un trabajo remunerado que justificara esos gastos.

Sin más familiares conocidos, la confianza de la víctima en esta mujer era absoluta

"Las vecinas de la mujer empezaron a verla más flaca, porque no le dejaron dinero ni para comer. Ellas le animaron a presentar la denuncia", explican desde la Comandancia de Toledo. El pasado 31 de diciembre, la Guardia Civil de Illescas tuvo conocimiento del posible delito de estafa cometido sobre la mujer, que entonces contó a los agentes que una persona de su confianza había sacado todo el dinero de sus cuentas bancarias. La autora de la estafa dejó de trabajar y frenó todo contacto el día en que la cuenta quedó vacía.

En el registro domiciliario los agentes encontraron electrodomésticos, aves exóticas, televisores, equipos de sonido, numerosas réplicas de armas de fuego y joyas, todo ello valorado en más de 50.000 euros. Las detenciones de madre e hijos se produjeron entre el 23 de febrero y el 2 de marzo.

Más información