Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El maltratador podrá visitar a sus hijos de forma excepcional

Justicia maneja un borrador que permite la relación si es en beneficio del menor

Manifestación por la custodia compartida en Tenerife. Ampliar foto
Manifestación por la custodia compartida en Tenerife. EFE

El maltratador condenado por sentencia firme no podrá tener la guardia y custodia de sus hijos, ni individual ni compartida, en caso de separación o divorcio de su pareja hasta la extinción de su responsabilidad penal, pero sí podrá disfrutar de un “régimen de estancia, relación y comunicación” con ellos si el juez, “excepcionalmente”, lo considera beneficioso para los menores.

El Ministerio de Justicia maneja un borrador del anteproyecto de ley de custodia compartida, presentado el pasado 16 de enero a 58 asociaciones, que así lo prevé y que obvia un contundente varapalo de la ONU del pasado agosto. Naciones Unidas condenó a España por no proteger a Ángela González, víctima de violencia de género y su hija Andrea, de siete años, a la que el maltratador asesinó en 2003 en uno de los encuentros pautados en el régimen de separación.

“No parece razonable” este régimen de visitas, dijo este jueves el ministro Rafael Catalá, después de que el partido socialista le acusara, por boca de su secretaria de Igualdad, Carmen Montón, de poner “en riesgo la vida de los hijos y mujeres víctimas de violencia de género”. “No hay ninguna decisión al respecto”, continúo el ministro en declaraciones a la agencia Efe. “No existe un anteproyecto”, sino “borradores de trabajo”.

El texto, que también niega la custodia al que esté incurso en un proceso penal por violencia machista, permitiría al juez apelar a la excepcionalidad y conceder un régimen de visitas al progenitor condenado por maltrato siempre y cuando lo haga “de manera motivada, previo informe del equipo técnico judicial” y en atención “singularmente, a la entidad y gravedad del delito cometido, a la naturaleza de la pena fijada y a la reincidencia y peligrosidad del progenitor”.

El borrador ha despertado algunos recelos entre las asociaciones y los profesionales

El borrador ha despertado algunos recelos entre las asociaciones y los profesionales que lidian con esta realidad. Consuelo Abril, abogada de familia, lleva el caso de un hombre condenado a 10 meses de prisión en sentencia firme y con orden de alejamiento que sigue teniendo un régimen de visitas para ver a sus hijos. “Tendría que haber una privación inmediata. Es lo razonable teniendo en cuenta además que puede utilizar al menor para dirigir la violencia contra la madre. Y si se decide mantenerlas, al menos que sea en puntos de encuentro”, dice.

Pilar Marco, de la Unión Estatal de Federaciones y Asociaciones por la Custodia Compartida, también es crítica pero en sentido distinto. “Cuando se trata de negar una custodia hay que tener en cuenta la gravedad del delito cometido. No es lo mismo plantearla para el condenado por una fuerte discusión en mitad de la pelea por la separación que para el bestia que entra cada noche en casa y da una paliza a su mujer”, afirma.

El borrador del anteproyecto de ley de custodia compartida, que implica que padre y madre se repartan por igual el cuidado de sus hijos, prevé acabar con la excepcionalidad de esta figura en el Código Penal. Según el mismo borrador de la polémica, el juez podrá concederla también de forma excepcional, incluso si no lo pide ninguno de los padres. Del total de custodias concedidas en 2013, el 76,2% fueron para la madre y el 17,9% compartidas.

Más información