Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin rechaza pactar con el fiscal para rebajar su pena

Su abogado asegura que el Duque no podrá aportar los 3,5 millones de responsabilidad civil

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, el pasado junio en Ginebra.
La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, el pasado junio en Ginebra.

El esposo de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, que se enfrenta a una petición del fiscal Pedro Horrach de 19 años y medio de cárcel por los supuestos delitos de los que le acusa en el caso Nóos, sigue sin plantearse la posibilidad de llegar a un acuerdo con la Fiscalía Anticorrupción, previo a la celebración del juicio. Dos años atrás, Urdangarin realizó acercamientos a la fiscalía que finalmente ordenó abortar.

El caso se abrió en 2010 y se juzgará en el plazo de un año. El fiscal ha cerrado acuerdos de colaboración de arrepentidos, entre ellos el excargo del Gobierno balear Pepote Ballester, que fue amigo de la Infanta y su esposo, y del entorno del Instituto Nóos, entre ellos el asesor de Urdangarin, Marco Antonio Tejeiro. El testimonio de los colaboradores ayuda a concretar algunos hechos centrales y la acusación.

En su momento, según fuentes judiciales, el pacto de confesión con los principales imputados sí se negoció. Representantes del Duque y de su socio Diego Torres trataron con el Ministerio Público. Un concierto con la acusación pública y, además, una negociación previa con Hacienda mientras se inspeccionaban inicialmente las cuentas de Nóos y Aizoon pudieron haber mitigado el alcance de los daños de la instrucción del caso Nóos y, posiblemente, el listado final de imputados, entre ellos la infanta Cristina y la esposa de Torres, Ana Maria Tejeiro.

El abogado del cuñado del rey Felipe VI, Mario Pascual, ha expresado hoy en Palma que su cliente y él mantienen la misma tesis defensiva de siempre: la "absoluta inocencia" del imputado ante el abanico de delitos que el fiscal Pedro Horrach le señala. Pascual ha indicado que el Duque no contempla negociar y ha dicho que seguramente no podrá consignar los 3,5 millones de euros que le exige el juez de fianza de responsabilidad civil. "Es una fortuna", ha dicho.

Las defensas de Urdangarin y de Torres mantuvieron abiertas durante más de un año vías de contactos con el fiscal Horrach —y entre sí los dos abogados— de cara a cerrar un eventual pacto de conformidad que acortara la instrucción y, obviamente, el desarrollo de la vista.

Un acuerdo con la fiscalía hubiese comportado —antes de formularse las acusaciones finales— una reducción de las penas previstas gracias a los beneficios y atenuantes establecidos por la colaboración con la justicia, con la asunción de su responsabilidad penal y retorno de fondos malversados.

Urdangarin, desde un primer momento, se negó a asumir cualquier grado de responsabilidad penal, rechazó efectuar una confesión sobre aspectos delictivos y el retorno de los fondos, según diferentes personas conocedoras de los contactos. Pero en alguna fase el acuerdo estuvo a punto de cuajar, solo estaba pendiente poder lograr el dinero a aportar a las arcas públicas, más de tres millones.

El esposo de Cristina de Borbón está acusado por los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude a la Administración, blanqueo de capitales, falsedad en documento público, falsedad en documento mercantil y dos delitos fiscales. La infanta Cristina carga con la acusación por dos delitos fiscales en grado de cooperadora.

El abogado del Duque se ha reunido en Palma durante una hora con el juez instructor, José Castro, "por cuestiones procesales" , ha dicho. Además, ha visitado al juez Manuel Penalva, que investiga qué persona grabó clandestinamente, dentro del juzgado, una parte de la declaración de Cristina de Borbón, el pasado mes de febrero.

Más información