Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los vuelos a Canarias del presidente extremeño

La Fiscalía del Supremo archiva la investigación de los viajes de Monago

El PSOE tilda de "inmorales" los desplazamientos cargados a las cargas públicas

José Antonio Monago, en su discurso de Año Nuevo.
José Antonio Monago, en su discurso de Año Nuevo.

La Fiscalía del Tribunal Supremo (TS) ha archivado la investigación abierta sobre los viajes que el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, hizo a Canarias entre 2010 y 2011 con cargo al Senado al no encontrar delitos.

Las diligencias se abrieron en noviembre a raiz de una querella presentada por el abogado Felipe Manuel Marín Romero por posible delito de malversación de caudales públicos y el archivo se decretó el pasado 18 de diciembre. Según el decreto, los viajes se ajustan al régimen económico del Senado.

Tras el archivo, el diputado del PSOE en el Parlamento extremeño Jorge Amado ha asegurado que estos viajes fueron "una inmoralidad" y que le da "igual" si hay delito o no. "Todo el mundo sabe" a qué "ha ido Monago a Canarias", ha dicho en referencia a que esos desplazamientos tenían un carácter privado. Por ello, ha subrayado que abonar esos desplazamientos con dinero público es  "inmoral".

El caso fue estudiado inicialmente por el fiscal Juan Antonio Galán, que remitió las diligencias al Supremo porque Monago es aforado.

El presidente de Extremadura había sido acusado de realizar viajes personales a cargo del Senado durante su etapa como parlamentario en la Cámara Alta, entre los años 2009 y 2010. En concreto, viajó en 16 ocasiones (ida y vuelta) a Canarias, supuestamente para visitar a una amiga íntima, aunque el presidente extremeño ha defendido que acudió siempre a las islas para "trabajar honestamente".

Posteriormente a esta denuncia se unió la interpuesta por parte del partido regionalista PREx-CREX, también descartada.

La polémica provocó la reacción de los dos principales partidos, que ya han acordado una nueva normativa para los viajes con cargo a las Cámaras, que deberán ser avalados por los propios partidos.