Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un duro con una larga trayectoria de polémicas

Rafael Hernando fue sujetado para no agredir a Rubalcaba

Rafael Hernando, en el Congreso.
Rafael Hernando, en el Congreso.

Rafael Hernando (Guadalajara, 1961) es un duro, bregado en la polémica desde hace años y con un reguero detrás de declaraciones escandalosas. De los que ve un charco y se tira de cabeza, siempre con un tono aguerrido y escasamente conciliador y con la misión, en ocasiones, de ejercer como político de choque con palabras de enfrentamiento que sirven como cortinas de humo o señuelos en momentos de dificultad para su partido, el PP.

“Esto de remover las tumbas... Algunos se han acordado de su padre, parece ser, cuando había subvenciones para encontrarle”, dijo hace poco más de un año refiriéndose a los familiares de víctimas del franquismo que reclaman ayudas para localizar los cuerpos de los represaliados enterrados en las cunetas. Aquella intervención le valió denuncias de varias asociaciones.

Unos meses antes, equiparó el gesto del saludo fascista a la romana con la exhibición de la bandera tricolor republicana y pidió que se expulse del PSOE a los que la muestren por ser también inconstitucional. Lo hizo para exculpar a los jóvenes de Nuevas Generaciones que exhibían esos símbolos fascistas en la red. Sobre ese asunto tiene otras frases: "la República, pues llevó a un millón de muertos”; "decir que la bandera republicana es buena... (…) Habrá gente que podrá interpretar que legítima era la otra, porque ha estado 40 años”; o "imagínese que en Europa, que ha habido cien millones de muertos en la II Guerra Mundial, se dedicaran los gobiernos a pedirle al gobierno de al lado que levantaran las cunetas, las carreteras, a encontrar los muertos, sus soldados que hayan matado".

Sobre asuntos sociales tiene otras como: "España tiene que dejar de ser el paraíso de la inmigración ilegal"; o "puede haber casos puntuales de desnutrición infantil, pero es una responsabilidad que corresponde a los padres".

Como diputado por Almería ha sido duro con la inmigración ilegal, con declaraciones contrarias a cualquier tipo de permisividad en la entrada de sin papeles. Fue muy crítico hacia los escraches con comparaciones con las organizaciones terroristas.

En tiempo de José María Aznar ya fue portavoz aguerrido del PP y fue relevado entre otras cosas por algunas de sus polémicas de las que tuvo que dar marcha atrás. Por ejemplo, en 1997 aseguró que en TVE se borraron vídeos de Felipe González con Luis Roldán y luego se demostró que era falso.

El siguiente suceso que protagonizó fue en 2005 cuando tuvo que ser sujetado para que no agrediera a Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso, después de una sesión parlamentaria. "Eso no me lo dices a la cara", le dijo al socialista en un pasillo tras una comparecencia por un incendio con víctimas mortales en Guadalajara. En 2012 aumentó su hoja de polémicas cuando tachó de “pijo ácrata” al juez Santiago Pedraz.

Hernando lleva seis legislaturas en el Congreso y antes fue senador, concejal (1983-1987) y diputado autonómico en Castilla-La Mancha (1987-1989). Es decir, lleva 31 años en cargos electos. Siempre ha estado muy ligado a la sede central del PP en la calle Génova donde ha realizado funciones en su aparato desde la época de Aznar, desde que empezó como presidente de nuevas Generaciones. Tiene tres hijos, es licenciado en Derecho, máster en Administración y Dirección de Empresas por ICADE. Senador en la IV Legislatura. Concejal (1983-1987) y diputado autonómico (1987-1989).

En la primera legislatura de Mariano Rajoy como líder de la oposición, entre 2004 y 2008, fue apartado por hacer algún movimiento en su contra que no llegó a concretarse nunca. Ahora formaba parte del núcleo de su antecesor en el cargo parlamentario y hoy ministro de Sanidad, Alfonso Alonso.

Más información