Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Ruz podrá terminar de instruir el ‘caso Gürtel’ si lo pide

El CGPJ saca a concurso su plaza, pero podrá seguir hasta que acabe la investigación

El juez Pablo Ruz, en las inmediaciones de la Audiencia Nacional. Ampliar foto
El juez Pablo Ruz, en las inmediaciones de la Audiencia Nacional.

El juez Pablo Ruz podrá terminar de instruir el caso Gürtel en la Audiencia Nacional. Tras meses de debate, el Poder Judicial ha encontrado una solución que parece pensada a la medida de la situación de Ruz: ni le obligan a abandonar el Juzgado número 5 de la Audiencia, como pedía el sector más conservador de la judicatura, ni se le prorroga la comisión de servicio otros seis meses, como demandaba el ala más progresista. El magistrado dejará de estar al frente del juzgado en marzo, pero podrá seguir como juez de refuerzo hasta que termine de instruir las causas “de especial relevancia o complejidad” en las que haya estado trabajando. Es decir, hasta que acabe, al menos, la instrucción del caso Gürtel.

El orden del día de la sesión del próximo martes de la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) incluye la convocatoria de un concurso de traslado para magistrados con 364 plazas, incluida la que de Ruz en la Audiencia Nacional. Los jueces que, como el instructor de Gürtel, ocupan ahora esas plazas en comisión de servicio permanecerán en su puesto hasta marzo, que será cuando se incorporen los nuevos titulares. De esta manera, la estancia de Ruz al frente del juzgado, que caducaba a finales de este año, se prorrogará automáticamente otros tres meses, salvo que el magistrado renuncie a esta opción, según recoge el acuerdo que votará el martes el Poder Judicial.

Pero el texto contempla, además, una excepción que permitirá a Ruz seguir en la Audiencia hasta que termine de investigar Gürtel: a partir de marzo, los jueces que instruyan causas “de especial relevancia o complejidad” podrán solicitar seguir en sus juzgados como jueces de refuerzo hasta que completen la investigación, para lo cual se les concederá una nueva comisión de servicio.

El Poder Judicial, en un comunicado difundido ayer, argumenta esta excepción que se va a ofrecer a los jueces de casos complejos en el interés “de no provocar una alteración seria” en la tramitación que pueda dificultar “su pronta conclusión”. Esta vía se pondrá en marcha si lo pide el magistrado y será la comisión permanente la que, tras escuchar a la Sala de Gobierno correspondiente (en el caso de Ruz, la de la Audiencia Nacional), decidirá si le concede una nueva comisión de servicios como juez de refuerzo. El juez tendrá que argumentar para qué casos la pide y, si se le otorga, se trabajará en exclusiva en esas causas, mientras que el nuevo magistrado titular se ocupará del resto de asuntos.

Aunque el acuerdo que votará y, salvo sorpresa, aprobará la comisión permanente da a este órgano la última palabra para decidir en marzo sobre la continuidad de Ruz en la Audiencia Nacional, fuentes del Poder Judicial dieron ayer por hecho que el juez podrá quedarse si así lo pide para terminar de instruir, al menos, el caso Gürtel, cuya primera fase está prácticamente concluida. Así, la investigación que ha puesto contra las cuerdas al PP seguirá en manos del magistrado a las puertas de las elecciones municipales, autonómicas y generales. Ruz investiga también los negocios de Jordi Pujol Ferrusola, el caso Neymar (presuntos delitos en el fichaje del jugador por el Barça) y presuntas irregularidades en la Sociedad General de Autores (SGAE).

La comisión permanente está formada por seis miembros con mayoría conservadora gracias al voto de calidad del presidente, Carlos Lesmes. Esta mayoría se verá reforzada en la próxima sesión tras la salida de Mercè Pigem, la vocal a propuesta de CiU que abandonó la semana pasada el Poder Judicial tras conocerse que había entrado en España desde Andorra con 9.500 euros en efectivo. Pigem era miembro de la comisión permanente y aún no tiene sustituto.

El presidente del órgano de gobierno de los jueces ha mantenido contactos en los últimos días con vocales conservadores y progresistas para lograr una propuesta de acuerdo que pueda ser aceptada por la mayoría. Poco antes de que se conociera ayer el orden del día de la próxima comisión permanente, un grupo de siete vocales del Poder Judicial le presentaron un escrito a Lesmes en el que piden que la continuidad del magistrado se debata en un pleno, en el que están presente todos los vocales, y no en un órgano más restringido. Estos vocales entienden que sería una “gran irresponsabilidad” que la continuidad de Ruz se decidiera en la comisión permanente, cuya decisión podría ser recurrida por las partes implicadas en los procedimientos que instruye Ruz, algo que no ocurriría si la decisión la toma el pleno del Poder Judicial. Fuentes del CGPJ explicaron que el texto no se estudió ayer porque no llegó a tiempo antes de cierre del orden del día.

Más información