Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morenés ve “riesgos mínimos” por el uso de bases en la lucha contra el ébola

El ministro de Defensa muestra su confianza en los protocolos fijados por Estados Unidos

Hagel y Morenés, el viernes.
Hagel y Morenés, el viernes.

Estados Unidos ha accedido a que España analice y apruebe una por una cada una de las escalas en las bases de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz) de aviones del Ejército estadounidense que participan en la operación de lucha contra el ébola en África Occidental. Así lo acordaron el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y su homólogo estadounidense, Chuck Hagel, en la reunión que mantuvieron a última hora de la tarde del viernes en el Pentágono.

“España va a estar al frente de todas las operaciones contra el ébola. Vamos a cooperar, pero con todas las garantías”, explicó este sábado Morenés en una rueda de prensa en Washington. El ministro dijo, sin entrar en detalles, que se aplicarán "circunstancias excepcionales" para cumplir con los protocolos de seguridad para evitar posibles contagios del virus. Se mostró seguro de que los protocolos establecidos por EE UU serán lo suficientemente estrictos, pero avanzó que España reclamará salvaguardas adicionales si lo cree necesario.

“Entiendo que los riesgos por la utilización de las bases son mínimos, por no decir que no existen por la metodología creada, por el seguimiento de los protocolos y porque considero que los problemas del ébola van a estar vinculados en aspectos de otro tipo de tránsito y movimiento de personas que puedan llevar la enfermedad encima”, afirmó. En este sentido, buscando mandar un mensaje de tranquilidad, dijo que no prevé que personas contagiadas del virus se trasladen en aviones militares.

El uso de las bases por parte de EE UU se limitará al traslado de militares y equipamiento a África Occidental. El Pentágono prevé mandar un máximo de 4.000 efectivos -algunos ya han llegado- a esa región para proporcionar ayuda médica, logística y de seguridad en la lucha contra la epidemia, que desde que estalló en marzo el brote actual ha provocado más de 4.000 muertes en África.

El ministro dice que cada escala se aprobará caso a caso, pero revela que España ya autorizó una parada en Morón de un avión estadounidense proveniente de Alemania y con destino a Senegal

Morenés explicó que no todos los militares harán escala en las bases españolas y dio por hecho que los que pernocten no podrán salir de la base. “[EE UU] no va a permitir, ni querrán los propios soldados pasearse por los sitios teniendo o poniendo en riesgo la situación sanitaria de la población. […] En este caso es absolutamente obvio que será así”, señaló.

Aunque los detalles de la colaboración española se cerraron en la reunión con Hagel, el ministro reveló que España ya autorizó -no detalló la fecha- una escala en Morón de un avión estadounidense proveniente de Alemania y con destino a Senegal, donde entregó material. La aeronave cargó combustible en España sin que ningún militar se bajara de ella. Morenés destacó que las bases “están siempre operativas” aunque dio a entender que tras la cita en el Pentágono su uso será mucho más extendido. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, lamentó el viernes no haber sido informada por el Gobierno de los planes de uso de las bases.

Por otra parte, Morenés explicó que el Gobierno sigue estudiando la petición que le hizo en septiembre el servicio aéreo de Naciones Unidas para utilizar el aeropuerto de las Palmas de Gran Canaria (o incluso la base militar de Gando) como puente aéreo para llevar material y personal médico a los países africanos más afectados por el ébola: Liberia, Sierra Leona y Guinea. El ministro pareció mostrarse partidario de autorizarla al subrayar que España debe “aportar el esfuerzo que sea necesario” en la lucha contra la epidemia.

Tras la reunión del viernes, el Departamento de Defensa de EE UU emitió un comunicado en que manifestaba el “profundo aprecio” de Hagel por el “apoyo” de España a los esfuerzos de lucha contra el ébola, pero no mencionaba el uso de las bases en Andalucía. En el encuentro, el secretario también le agradeció a Morenés la “intención” española de participar en la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que controla partes de Irak y Siria.

El Consejo de Ministros aprobó hace una semana el envío -que debe de ser ratificado por el Congreso- de un contingente de 300 militares a Irak con el objetivo de instruir y adiestrar al Ejército de ese país para que pueda enfrentarse al EI. El ministro explicó este sábado que prevé que el contingente llegue a finales de año a Irak pero admitió que la situación evoluciona “día a día”, según comprobó en la visita que hizo el jueves a la sede en Florida del Mando Central del EE UU, encargado de gestionar la ofensiva. En el marco de su contribución a la coalición, España permitirá el uso de sus bases aéreas -fundamentalmente Morón y Rota- por las fuerzas aliadas.

Más información