_
_
_
_

Las credenciales de Felipe VI

El Monarca aprovecha su presencia en la ONU para detallar las líneas maestras de su mandato

El rey Felipe saluda a Ban Ki-moon en la ONU.
El rey Felipe saluda a Ban Ki-moon en la ONU.Borja Fotógrafos (EFE)

“El Rey ha venido a presentar credenciales y a poner en valor la política española”. Con estas palabras, un alto representante del Gobierno resumió a EL PAÍS los cuatro días que los Reyes han pasado en Nueva York con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas. Los 100 días de reinado de Felipe VI han encontrado así, en ese gran foro internacional, un escaparate perfecto para presentar los pilares sobre los que edificar su reinado.

Más información
El Rey ofrece una España “diversa” para defender la democracia en el mundo
El discurso íntegro del Rey en la Asamblea General de la ONU
El rey Felipe y Obama mantendrán un encuentro bilateral en Nueva York
El Rey afronta en Nueva York su estreno mundial como jefe de Estado
La ONU se une para frenar el flujo de yihadistas a Siria e Irak
Felipe VI se estrena ante el mundo con un apremiante discurso sobre el clima

A lo largo de 96 horas en Manhattan, el Rey ha ido marcando con sus palabras, actos y reuniones los carriles por los que discurrirá su acción. El primero, que una España “renovada” y plural, capaz de amparar a pueblos diversos, según proclamó, tiene una proyección comprometida con los conflictos del mundo, de la guerra de Irak al cambio climático pasando por el ébola. Ese mensaje transmitió a sus interlocutores, en particular al presidente Obama, con el que se reunió en una de las pocas citas bilaterales del líder estadounidense.

Se puede contar con España, un país que cumple sus compromisos. Ese fue el mensaje que el Monarca quiso dar a Obama. Y esa colaboración debe descansar en una relación firme con EE UU, con quien la retirada de Irak ordenada por Zapatero abrió, precisamente, la peor crisis en años. “A EE UU le hemos explicado que somos fiables y las razones por las que somos importantes”, añadieron dichas fuentes. Y si para ello es necesario sacrificar alguna demanda histórica, como Gibraltar, se sacrifica. Por primera vez en los discursos realizados por jefes de Estado o de Gobierno españoles en Naciones Unidas, el Peñón no figuró. El motivo fue muy claro: si España quiere volver al Consejo de Seguridad como miembro no permanente no puede ofrecer la imagen de alguien que quiere utilizar ese asiento para reivindicaciones particulares. En este asunto, el Rey ha hecho su trabajo, según las fuentes consultadas: “Desde el Rey hasta el último funcionario, todos trabajamos para lograr un sitio en el Consejo de Seguridad”.

Desde el Rey hasta el último funcionario, todos trabajamos para lograr un sitio en el Consejo de Seguridad

Junto a la generosidad, la firmeza en cuestiones de legalidad internacional o integridad territorial. En otra de las entrevistas importantes de don Felipe en Nueva York, la que mantuvo con el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, el Monarca y el ministro José Manuel García-Margallo le transmitieron varios mensajes. “El primero, que Rusia es un socio importante para España; el segundo, que la legalidad internacional es la base de cualquier relación”, señalaron fuentes oficiales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

La legalidad internacional es básica, añadieron las mismas fuentes sobre la cita con Lavrov, a la hora de abordar conflictos como el de Irak o Siria —España participa en la coalición contra el Estado Islámico en Irak porque Bagdad así lo ha soliciado, no así en Siria— o ante tensiones por la integridad territorial de los países. “España sólo tiene una posición sobre este asunto. No podemos defender la integridad de España ante desafíos como el de Cataluña y contemporizar después con otras situaciones, como Kosovo”, señalaron las mismas fuentes, sin citar el caso de Crimea, causa del conflicto que Rusia mantiene con Ucrania y la UE.

Sobre las razones por las que España debe ser tenida en cuenta, el Rey fue explícito en su estreno en Naciones Unidas. “Somos un interlocutor privilegiado con África, las dos orillas del Mediterráneo, Europa e Iberoamérica. No tenemos intereses contradictorios. Podemos hablar con cualquiera. El Rey ha dejado claro eso en sus discursos y entrevisas”, comentaron estas fuentes.

Y con ello otras cuestiones que el Rey quiso incluir en su agenda: el medio ambiente, el crecimiento económico justo, la cultura, la educación y la ciencia. Tampoco faltó el Vaticano, cuyo secretario de Estado, Pietro Parolin, estuvo en la recepción real. Sin duda la retirada de la ley del aborto estuvo sobre la mesa.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_