Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza la reforma de Sánchez: “Es un cambio de modelo de Estado”

Cospedal: "El PSOE desea una Constitución a medida para los que la incumplen"

El Ejecutivo no busca ningún acercamiento al menos hasta anular la consulta

Dolores de Cospedal, en la rueda de prensa de este lunes. Ampliar foto
Dolores de Cospedal, en la rueda de prensa de este lunes.

La tercera vía que plantea Pedro Sánchez, líder del PSOE, para resolver el problema de Cataluña y otros con un nuevo pacto constitucional ha recibido este lunes un rechazo claro y en tono muy duro del Partido Popular, el principal interpelado. Ninguna otra formación ha aplaudido la propuesta, detallada en un artículo en EL PAÍS, pero el desplante del PP ha sido especialmente directo, ya que María Dolores de Cospedal ha acusado al líder del PSOE de plantear "un cambio en el modelo de Estado, un cambio de Constitución, no una reforma" que el PP no cree que sea el momento de discutir. Incluso le ha acusado de querer "contentar a quienes incumplen la Constitución", esto es, de connivencia con CiU y ERC.

Ya antes de empezar con las preguntas en la rueda de prensa tras la reunión semanal de la cúpula del PP, Cospedal ha lanzado su primera pulla directa contra Sánchez, en una demostración del ambiente que quiere trasladar entre los dos partidos, y le ha recriminado que el PSC hubiera apoyado el pasado viernes la ley de consultas catalana.

En cuanto han empezado las preguntas, la número dos del PP fue aún más dura. "El secretario general del PSOE no dice en qué consiste la reforma que plantea. Pone el título pero no la letra. Lo que están esperando los españoles es que nos diga por qué el PSOE ha votado a favor la ley de consultas, que es inconstitucional. Y por qué ha votado en contra de una propuesta del PP que pedía que la Generalitat tenga que cumplir con la Constitución".

A partir de ahí, el tono de rechazo rotundo a la propuesta ha sido aún más duro: "Quiero decir que una reforma federal que plantea un cambio de modelo de Estado es un cambio de Constitución, no una reforma. Si lo que propone Sánchez para aquellos que incumplen la Constitución es hacerles una Constitución a medida, no me parece lo más acertado para un partido que aspira a gobernar España". "Espero que el PSOE recupere la cordura", ha llegado a decir.

El Gobierno no se ha pronunciado este lunes sobre la propuesta de Sánchez, pero fuentes del Ejecutivo han recordado que su posición sobre una reforma constitucional es conocida desde los tiempos en que la planteaba Alfredo Pérez Rubalcaba, el anterior secretario general del PSOE. Mariano Rajoy ha explicado varias veces que él no se cierra en banda, aunque antes tendría que haber un consenso entre las distintas fuerzas políticas que ahora el Ejecutivo no ve.

En privado hay ministros favorables a la reforma pero en el entorno del presidente insisten en que en este momento CiU no apoyaría nada que no incluyera la autodeterminación ni IU la república, con lo que se pasaría de una Constitución, la de 1978, apoyada por PSOE, PP, IU (entonces PCE) y CiU a una respaldada solo por PP y PSOE.

Este es el asunto de discusión central entre el PSOE y el PP a todos los niveles y fue el que centró la reunión Rajoy-Sánchez en julio. El líder del PSOE reclama la creación de una comisión en el Congreso para estudiar esta reforma. Rajoy no la ha aceptado, al menos de momento.

En el Ejecutivo insisten en que no es momento de hablar de estas cuestiones al menos hasta que no se haya resuelto el desafío de la convocatoria de un referéndum soberanista. Cuando el Tribunal Constitucional la suspenda —previsiblemente la próxima semana, aunque todo depende de los movimientos de Artur Mas— se volverá a hablar y, si Mas acata la resolución del Constitucional y no saca las urnas a la calle, se pondrán encima de la mesa mensajes más positivos, como la respuesta a los 23 puntos que planteó el president en su última reunión con Rajoy en La Moncloa.

Pero de momento los mensajes del Ejecutivo y el PP son de firmeza e incluso de ataque al PSOE, como los de este lunes de Cospedal. En la misma línea, el portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, ha sostenido en Los Desayunos de TVE que la propuesta de Sánchez es un "movimiento táctico" similar a "la vieja propuesta" de Rubalcaba.

Mientras, la propuesta no fue bien recibida ni siquiera por IU. que siempre ha apostado por un Estado federal. Su coordinador, Cayo Lara, ha asegurado que hay que ir a un "nuevo proceso constituyente", ya que el 70% del país no ha votado la actual Constitución, con una reforma que sea "garantista en los derechos fundamentales, que son el pan, el techo y el trabajo". Además, ha precisado que lo que desea IU es "un Estado republicano" y "que el pueblo sea consultado para el modelo de Estado que quiere".

El PSOE insistirá con su plan

ANABEL DÍEZ

No esperaba que su propuesta de reformar la Constitución tuviera una respuesta entusiasta, pero no se rinde. La dirección federal del PSOE ha tomado nota del rechazo del PP al plan del líder socialista, Pedro Sánchez, esbozado este lunes en EL PAÍS, de reformar la Constitución, en línea con el PSC. El secretario general socialista se reunirá este miércoles con el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran, para explicarle qué pretende, igual que hizo ya con los portavoces de UPyD y de Coalición Canaria.

El jueves tiene ya cerrada la entrevista con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, y está por fijar el encuentro con Cayo Lara, de Izquierda Plural. El broche lo pondrá la reunión con el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, la semana próxima. Antes, Sánchez se verá con representantes del Grupo Mixto. Para entonces, cuando la ronda de entrevistas haya culminado, Artur Mas, presidente de la Generalitat, habrá firmado el decreto de convocatoria del referéndum para el 9 de noviembre. El PSOE prepara su respuesta con preocupación porque entonces el presidente catalán estará en vías de cometer un delito si persiste en seguir con la convocatoria cuando el Constitucional paralice su ejecución a instancias del Gobierno central.

En ese momento crucial, Pedro Sánchez planea volver a blandir su propuesta de reforma constitucional ante la situación de bloqueo. Primero, pedirá a Artur Mas que desista de contravenir la ley, y al presidente del Gobierno de España, que una vez impugnada y paralizada la convocatoria, abra el diálogo con el gobernante catalán.

Hasta que llegue ese momento se mantendrá la espera. El secretismo sobre la fecha ha irritado a las fuerzas parlamentarias de la oposición.

La diputada socialita Meritxel Batet (PSC) ha tachado este lunes de "tacticismo irresponsable" jugar con el calendario. "No sabemos si nuestra propuesta de reforma de la Constitución es la mejor pero desde luego es la única", ha señalado Batet. La diferencia hasta ahora está en que el PSC ha apoyado la ley de consultas y el PSOE no está de acuerdo con la misma. Los primeros no ven problema en la ley en sí misma pero sí en que se utilice para convocar el referéndum soberanista. Para eso no tiene cobertura.

Más información