Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida la sobrina del exespía Paesa por un fraude millonario en Angola

Beatriz García ha sido detenida en Luxemburgo en una operación de la Guardia Civil

Beatriz García en una foto de archivo.
Beatriz García en una foto de archivo.

La abogada Beatriz García Paesa, de 48 años, sobrina del ex agente del Ministerio del Interior Francisco Paesa, ha sido detenida por la Policía de Luxemburgo, su país de residencia, e ingresado en prisión por desviar y blanquear dinero de un contrato milllonario de venta de material policial a Angola, según señalan fuentes judiciales de ese país consultadas por el EL PAÍS.

La detención de García fue ordenada por la Policía de Luxemburgo en el marco de una operación de la Guardia Civil contra una trama empresarial que defraudó cantidades millonarias de un contrato suscrito con el gobierno de Angola para suministrar a este país material policial. Junto a ella han sido detenidas otras nueve personas, la mayoria en España. Este contrato de 152 millones firmado entre una UTE española y el Gobierno de Angola sirvió presuntamente como pantalla para desviar una parte de su importe a cuentas de los miembros de esta asociación de empresas, asi como a los responsables de la adjudicación, según asegura la Guardia Civil. El despacho de abogados de García fue el que diseñó una compleja estructura financiera para blanquear los fondos desviados. En el entramado figuran paraísos fiscales como Suiza, Islas Caimán,Gibraltar, Hong Kong, Madeira y Luxemburgo.

Fueron las autoridades de Luxemburgo las que en 2013 alertaron de la llegada a su país de grandes cantidades de dinero desde España sin justificación aparente.La operación Angora se judicializó en la Audiencia Nacional y acusa a los detenidos de corrupción en transacciones comerciales internacionales, blanqueo de capitales, cohecho, delito fiscal y organización criminal.

García está siendo investigada por varios juzgados del Gran Ducado en varias causas secretas: negocios en Ángola (África) y la presunta estafa al magnate ruso y antiguo agente del KGB Alexandr Lébdedev, de 54 años, al que su tío Francisco Paesa prometió abrir un banco en Bahréin, archipiélago de 33 islas em el Golfo Pérsico. En la operación financiera desaparecieron 10 millones de dólares que supuestamente Paesa estafó a Lébedev, según la denuncia presentada por este último.

Desde 2001 la sobrina de Paesa tiene un discreto despacho de abogados en la calle Royal, en pleno corazón de la ciudad, con un sencillo cartel a pie de calle donde se presenta como Beatriz García, asesoría jurídica. En los buzones aparecen los nombres de compañías a las que representa, algunas dedicadas a negocios en África. Recientemente se ha asociado a Benjamin Bodig, un joven abogado luxemburgues. Mantienen la misma sede y se presentan como García & Bodig Abogados asociados. Beatriz acude a las reuniones del Colegio de Abogados, pero la mayoría de sus colegas desconoce su pasado.

Desde que se trasladó a vivir a Luxemburgo Beatriz García ha tenido problemas con la Justicia. El juez Stephane Maas que investiga el caso Paesa-Lébedev ordenó el registro de su apartamento en busca de pruebas contra el ex espía de 78 años que reside en París y que con la ayuda de su sobrina ayudó en 1994 a Luis Roldán, ex director de la Guardia Civil, a ocultar los 10 millones de euros que este escondía en un banco suizo. Veinte años después el botín de comisiones ilegales no ha aparecido.

El nombre de Beatriz aparece en la causa Paesa-Lébedev. La sobrina de Paesa dirigió cartas a organismos de Bahréin avalando a su tío. Cuatro millones de los reclamados por Lébedev acabaron en una cuenta del Overseas Union Bank de Singapur a nombre de Kon Kim Kong. Este banco es el mismo en el que Pasea escondió la fortuna del ex director de la Guardia Civil. El juez suizo Paul Perraudin definió a Beatriz y a su hermano Alfonso como “testaferros y colaboradores de su tío” en la ocultación del dinero de Roldán. Desde entonces, 1995, los dos hermanos salieron de España y se establecieron en Luxemburgo, un paraíso fiscal en el corazón de la Unión Europea.

En 2013 Beatriz García se vió envuelta en un escándalo que sacudió al Gran Ducado: las escuchas que afectaron al gran duque y al primer ministro Jean Claude Juncker por parte de los servicios secretos de este país de 475.00 habitantes y 2.585 kilómetros cuadrados donde el sueldo mínimo es de 1.874 euros y en el que todavía se protege el secreto bancario.

investigacion@elpais.es

Más información