Lapuerta: “No he distraído dinero ajeno ni he colaborado en que otros lo hagan”

El extesorero del PP niega haberse apropiado de parte de la caja b de los populares Asegura en una breve declaración leída que no permitió que Bárcenas desviase fondos

"Nunca he distraído dinero ajeno ni he colaborado en que otros lo hagan y mucho menos respecto al señor Luis Bárcenas". Con estas palabras, el extesorero del PP Álvaro Lapuerta ha respondido a la acusación de apropiación indebida y de haber ayudado a su sucesor, Luis Bárcenas, de haberse llevado parte de la caja b del PP.

"La honestidad ha sido una constante en mi vida", ha añadido Lapuerta después de leer un comunicado en el que ha anunciado que se acogía a su derecho a no declarar. "La salud, mis hijos y los médicos me aconsejan que no lo haga", ha justificado.

Con paso vacilante, el extesorero del Partido Popular ha acudido esta mañana a declarar a la Audiencia Nacional como imputado en el llamado caso Bárcenas por un delito de apropiación indebida. Pablo Ruz le ha explicado pormenorizadamente el motivo por el que había solicitado su declaración, una aclaración que Lapuerta ha escuchado en silencio y sin asentir.

Acto seguido, Lapuerta ha sacado el comunicado con mano temblorosa y lo ha leído para negarse a contestar al magistrado. El extesorero se ha presentado en la Audiencia de buen humor -incluso bromeó con el guardia de seguridad de la entrada de la Audiencia Nacional cuando, a su paso, ha saltado el detector de metales-, acompañado de uno de sus hijos y apoyado en un bastón.

El juez sospecha que podría haber colaborado con su sucesor en el cargo, el exgerente del PP Luis Bárcenas, para quedarse con parte de los fondos de la caja b del Partido Popular. Lapuerta, que en su última declaración ante el instructor el pasado 4 de noviembre alegó problemas “vasculares”,  se negó entonces, como hoy, a responder con el argumento de que no podía forzar la memoria porque se agravaría su enfermedad.

El que fuera tesorero nacional del PP durante 15 años, de 1993 a 2008, negó en su día ante el Fiscal Anticorrupción en 2013 haber escrito los visés en los papeles en los que durante años Luis Bárcenas fue presuntamente anotando las entradas y salidas de dinero negro del partido.

En un auto hecho público el pasado martes, el juez Ruz aseguraba que las últimas actuaciones e informes y documentación bancaria recientemente incorporados a la causa, "el origen de parte de los fondos ingresados en cuentas suizas y españolas abiertas tanto a nombre del imputado Luis Bárcenas Gutiérrez como del de su esposa, Rosalía Iglesias" podría proceder de fondos del Partido Popular cuya gestión tenían encomendada tanto el exsenador como Lapuerta.

Concretaba que Bárcenas habría actuado "con el consentimiento de Álvaro Lapuerta, prevaliéndose de sus cargos en la formación política y de la opacidad de la contabilidad paralela".

El extesorero del PP, de 86 años, aseguró al juez cuando declaró en noviembre que cuando su salud se lo permitiese ofrecería la información que se le demandaba, algo que por segunda vez no ha hecho.

Lapuerta, que habría avalado la supuesta contabilidad b de los populares según el testimonio que su sucesor realizó en la Audiencia Nacional el pasado 15 de julio, también dijo que su enriquecimiento nunca ha sido "ilícito" y que el origen de su patrimonio es "visible y bien conocido".

"No le hemos dejado declarar"

"Nuestro padre no ha declarado hoy ante el Juez porque no le hemos dejado". Así comienza el comunicado que este viernes han enviado a los medios de comunicación los diez hijos de Álvaro Lapuerta. "A punto de cumplir 87 años, lamentablemente, no se encuentra capacitado para hacerlo", dicen. "Queremos precisar que esta incapacidad no ha sido acreditada por médicos afines a la familia, sino por los médicos forenses de la Audiencia Nacional, en dos ocasiones y a petición del propio juez que ahora vuelve a citarle", se quejan, antes de advertir que "estas situaciones de estrés suponen un serio riesgo para nuestro padre". Por eso, dicen, no pueden permitir "que le sometan a largas horas de interrogatorio, inútil por su incapacidad y desmemoria". "Tanto él como todos nosotros querríamos que estuviese en condiciones de defenderse, pero carece de lógica que alguien que a veces no recuerda a hijos o hermanos, ni tiene conciencia del alcance de lo que está ocurriendo, deba volver a someterse a un interrogatorio sobre hechos acaecidos hace varios años".

Tras esta introducción, los hijos de Lapuerta aseguran que el origen de su patrimonio "es diáfano", y que nunca ha cometido ningún delito. "El octogenario Lapuerta fue engañado por la misma persona que engañó al presidente del Gobierno (como él mismo reconoció en el Congreso) y al resto de los presidentes y secretarios generales del PP", dicen sus hijos.

Califican a su progenitor, el que fuera el guardián de las cuentas del Partido Popular durante 15 años como una persona que no sabe "convertir pesetas en euros", y se muestran sorprendidos porque "se insistiera en mantener en el puesto de tesorero a alguien con exclusiva formación jurídica, que [...] nunca supo ni distinguir un activo de un pasivo".  Para ellos, el cargo de tesorero era para su padre "un cargo representativo otorgado, precisamente, en reconocimiento a su prestigio y honradez intachables. No ejercía labores ejecutivas; representaba al partido ante bancos y agentes económicos y delegaba las cuentas y su control en el gerente", Luis Bárcenas.

Como un completo ignorante de lo que ocurría en el PP, Lapuerta habría actuado siempre con total fidelidad hacia el presidente del Partido: "Como ya dijimos, siempre obedeció órdenes e informó puntualmente de todas sus gestiones a sus superiores, con los que despachaba casi a diario. De hecho, él fue la primera persona que advirtió a la jefatura del partido de unas irregularidades que terminaron por desembocar en el caso Gürtel".

El "anciano Lapuerta", es, según sus hijos, "el más indefenso y vulnerable".

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50