Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MAGDALENA ÁLVAREZ I Vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones

“La imputación es una excusa para que deje mi puesto a alguien del PP”

La exministra califica de "inauditas" las presiones del Gobierno para que renunciara al BEI

Magdalena Álvarez, en un momento de la entrevista. Ampliar foto
Magdalena Álvarez, en un momento de la entrevista.

La juez de los ERE, Mercedes Alaya, imputó en julio de 2013 a Magdalena Álvarez (San Fernando, Cádiz, 1952) por su gestión como consejera andaluza de Hacienda. La exministra de Fomento se ha resistido casi un año a dejar su puesto en la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI), pero ayer presentó su renuncia. Asegura que las presiones del Gobierno central para que se fuera han sido “inauditas”.

Pregunta. ¿Por qué dimite ahora?

Respuesta. Porque el último paso que ha dado el Gobierno podía causarle a España un daño irreparable y lesionar los intereses del BEI. El Gobierno estaba dispuesto a internacionalizar una cuestión interna. Ya que no tiene medida en esa ambición de conseguir mi puesto, yo doy un paso atrás y se lo cedo.

El Gobierno y el ministro De Guindos han presionado bajo cuerda

P. ¿Ha recibido presiones del banco para que se marche?

R. En absoluto. Hasta la última reunión que tuve con el banco, que fue el martes al mediodía, todo el consejo de dirección me ha apoyado. Nunca me he sentido presionada para que me vaya.

P. Cuando lo comunicó, ¿le pidieron que se quedara?

R. Les dije que me iba para no lesionar los intereses del banco ni los de mi país. Y lo entendieron.

P. ¿Sí ha sentido presiones por parte del Gobierno?

R. Ha mantenido una actitud contradictoria. Cuando me imputaron llamé por teléfono al ministro, a [Luis] De Guindos, y me dijo que siguiera trabajando. Después, incluso [Mariano] Rajoy dijo que una imputación no era motivo para mi dimisión porque predominaba la presunción de inocencia. A raíz del segundo pronunciamiento de la Audiencia sobre mi imputación sí hubo un movimiento de Íñigo Fernández de Mesa [secretario general del Tesoro] en el que me trasladó que no veían claro que me mantuviera en mi puesto. Pero no tuve un pronunciamiento del ministro, que me había dicho que me quedara. El siguiente paso fue moverse dentro del banco para que me destituyeran. Como no lo consiguieron, intentaron presionarme a mí. Y por último, han presentado la petición de mi cese al consejo de administración del banco. Es algo inaudito en las instituciones financieras internacionales. ¿Quién ve a [François] Hollande pidiendo la dimisión o el cese de [Christine] Lagarde porque está imputada?

Estoy deseando que el caso de los ERE llegue al Tribunal Supremo

P. ¿A qué atribuye el cambio de actitud del Gobierno?

R. A movimientos para buscar puestos europeos a miembros del PP o a personas cercanas. La imputación les daba una buena excusa para pedir que dejara el sitio libre.

P. ¿La de Íñigo Fernández de Mesa fue la única llamada que recibió para que lo dejara?

R. La única.

P. ¿El ministro no se lo pidió?

R. Al ministro incluso lo vi unas horas antes de la llamada de Íñigo Fernandez de Mesa y no me dijo nada.

P. ¿Qué papel ha jugado De Guindos en esas presiones?

R. El Gobierno y el ministro han estado presionando bajo cuerda tanto al banco como a mí, con mensajes en los medios.

P. El hecho de que la Audiencia de Sevilla confirmase su imputación ¿no suponía un daño para la reputación del BEI?

He decidido irme cuando he visto que podían causar un daño irreparable

R. No. Y si el Gobierno defiende eso tiene que destituir a todos los imputados con responsabilidades públicas, como el interventor general del Estado (en el caso del accidente del tren de Santiago). No pienso que tenga que dimitir porque creo que una imputación no es motivo de dimisión. Pero si el Gobierno sí lo cree, tiene que destituir a los imputados, incluidos los del PP. Me quieren castigar no porque haya cometido una ilegalidad, sino porque soy del PSOE y no quieren tener en cargos internacionales a gente que no sea de su línea ideológica.

P. La juez de los ERE aprecia indicios de delito en su gestión.

R. La juez es instructora, no puede llegar a conclusiones hasta el final. Además, tanto la juez como la Audiencia dicen que no he tenido nada que ver con el mal uso del dinero.

P. La juez dice que usted promovió el mecanismo de pago de los ERE y que este se diseñó para eludir controles.

R. Dice que pude promover. No puede decir que yo promoví porque significaría que había terminado la investigación. Pero digan lo que digan, yo no era competente para promover eso.

P. La causa puede llegar pronto al Tribunal Supremo. ¿Espera ese momento o lo teme?

R. Estoy deseando que llegue.

P. ¿Por qué?

R. Me siento más segura.

P. Si la parte de la investigación que le afecta se archiva ¿tiene previsto hacer algo?

Tendrán que devolverme el trabajo cuando salga inocente

R. No quiero seguir hablando de los ERE. No voy a hablar más.

P. ¿No quiere hablar de qué hará si el Supremo lo archiva?

R. No quiero hablar más de los ERE. Si me hubieran dicho que venimos a hablar de los ERE, no hablo. No hablo por respeto al proceso judicial.

P. El Gobierno cree que su imputación sí ha dañado los intereses de España en el BEI.

R. Con los datos en la mano no se fundamenta. El volumen de préstamos que ha obtenido España desde que me han imputado es el mayor en la historia de la relación de España con el BEI. He dado más de 12.300 millones de euros en préstamos en los últimos 11 meses.

P. ¿Podía prosperar la petición de destitución ante el consejo de administración del banco?

R. Nunca lo sabremos. Ellos tendrían que haber buscado votos y yo también. Y yo no voy a entrar en esa pelea.

P. Su decisión puede hacer pensar, dentro y fuera de España, que el Gobierno tenía razón.

R. No, verán que a la vista de la locura en la que se han instalado, prefiero dar un paso atrás. Mi reputación no está deteriorada por la imputación. Es el Gobierno el que intenta deteriorar a una persona que está en un puesto internacional solo para poner a otro. La marca España la han deteriorado ellos, no yo.

P. Si había un pulso, ha ganado el Gobierno.

R. He decidido irme cuando he visto que podían causar un daño irreparable. No me echan, me voy. Cuando se demuestre que soy inocente tendrán que devolverme el puesto de trabajo.

P. Supongo que da por hecho que no le van a devolver su puesto si archivan la imputación.

R. Será su responsabilidad.

P. ¿Qué va a hacer ahora?

R. Soy inspectora de Hacienda y voy a pedir reincorporarme. Después, me iré de vacaciones.

P. ¿Volverá a la primera línea política?

R. Quiero descansar un poco, pero llevo en las venas sangre política. Creo en los ideales del PSOE y, esté en primera o en última línea, siempre los voy a defender.