Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si hay voluntad política se puede hacer la consulta”

Jordi Turull, portavoz de Convergència i Unió (CiU) en el Parlamento catalán, entiende que la legalidad no es ningún obstáculo insalvable

Jordi Turull conversando con el presidente catalán, Artur Mas.
Jordi Turull conversando con el presidente catalán, Artur Mas.

Jordi Turull, portavoz de Convergència i Unió (CiU) en el Parlamento catalán, entiende que la legalidad no es ningún obstáculo insalvable si existe voluntad política para negociar el encaje de Cataluña en España y permitir la consulta ciudadana, tal como, en su opinión, se desprende de la reciente sentencia dictada por el Tribunal Constitucional.

Pregunta. El Gobierno considera que solo puede consultarse lo que se va a decidir y que por ello no caben consultas meramente especulativas. Por tanto, siguiendo ese argumento, si Cataluña sola, de manera unilateral, no puede decidir jurídicamente su separación de España, tampoco lo puede técnicamente consultar. ¿Qué opinión le merece ese razonamiento?

Respuesta. Si el Gobierno piensa eso, quiere decir que no se ha leído la propuesta que llevamos al Congreso. Nosotros pedimos una delegación de competencias para hacer un referéndum específico. Este argumento queda desfasado con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la consulta porque en ella queda claro que esta se puede celebrar. Todos los expertos constitucionales que han asesorado al Parlamento, incluso los más contrarios al derecho a decidir, entienden que si hay voluntad política la consulta se puede celebrar.

P. Pero el Gobierno central mantiene que si Cataluña no puede consultarlo, no puede delegársele la facultad correspondiente para hacerlo.

R. Siempre se puede hacer una consulta para conocer la opinión de la gente. Insisto, solo hace falta voluntad política. Pedimos al Gobierno que aproveche la puerta que abre el Tribunal Constitucional y que intente no cometer un error político histórico. Tramitando esta petición del Parlamento de Cataluña podrían enmendar algunos errores históricos que han cometido respecto a Cataluña.

P. Ante el más que previsible no del Congreso, ya han anunciado una ley de consultas propia para intentar celebrar la votación. ¿Qué sentido tiene pedir una competencia que prevén ejercer igualmente con la ley catalana de consultas?

R. Siempre hemos dicho que lo que hagamos lo queremos hacer con diálogo y negociando con el Estado. Sin embargo, nuestro compromiso electoral es hacer la consulta; y si nos dicen que no se puede hacer, no nos quedaremos con los brazos cruzados. Priorizamos la vía del artículo 150.2 porque pretendíamos acordarlo con el Estado.