Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Once detenidos en una operación policial por los disturbios de la marcha del 22-M

Entre los arrestados hay un anarquista, varios antifascistas y un ultraderechista "reconvertido"

La Brigada de Información de Madrid ha detenido a lo largo del día de hoy a 11 personas, además de acusar a otras nueve, supuestamente implicadas en los graves disturbios callejeros y agresiones a los policías antidisturbios ocurridos tras la Marcha por la Dignidad del pasado 22 de marzo en el centro de Madrid. En los altercados hubo un centenar de heridos, la mayoría de ellos eran agentes de policía (67). La redada aún no ha concluido.

La mitad de las detenciones han sido realizadas en la capital y el resto en municipios de la Comunidad de Madrid en el curso de la primera fase de la Operación Puma 70, denominada así "en homenaje a los compañeros que resultaron heridos y agredidos" en los incidentes, según fuentes policiales. El último arrestado es una joven residente en un chalé de Puerta de Hierro (Madrid).

Entre los detenidos, todos de ellos varones y mayores de edad, hay un anarquista, varios antifascistas, un ultraderechista "reconvertido en anarcofascista", según las mismas fuentes, y los llamados bukaneros  (hinchas radicales del Rayo Vallecano), a quienes se les imputan delitos de desórdenes públicos, atentado a la autoridad y lesiones.

Uno de los detenidos, Ismael N., ha sido identificado por un vídeo en el que aparece atacando a un policía con una señal de tráfico. Unas imágenes fueron también las que sirvieron para arrestar el pasado 23 de marzo al individuo que exhibía victoriosamente el casco de un agente antidisturbios. Otro hombre, que actualmente está encarcelado después de haber sido detenido el día 22 por lanzar una piedra a la cabeza de un policía, ha sido ahora acusado también de agredir "con una lanza artesanal" a otro agente.

Según fuentes policiales, varios ciudadanos han colaborado en las pesquisas tras identificar a presuntos agresores a través de las imágenes de los altercados difundidas en televisión o a través de redes sociales.

Varios colectivos e impulsores de la marcha se desvincularon tras los incidentes de esos altercados. "El 99,99% de los participantes se manifestó de forma pacífica", resaltó José Caballero, secretario de organización del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). No obstante, la Delegación del Gobierno abrió un expediente a los organizadores por "que tienen que garantizar y responsabilizarse del buen orden y del discurrir de la misma", en palabras de su titular, Cristina Cifuentes.

Más información