“Oí un cañonazo y me pegó la pelota”

Gabriel Ruiz, un manifestante del 22-M, perdió un testículo durante la Marcha de la Dignidad

Gabriel Ruiz, en el Hospital Gregorio Marañon.
Gabriel Ruiz, en el Hospital Gregorio Marañon. M. G-R.

Gabriel Ruiz, de 23 años, perdió el testículo izquierdo el sábado pasado en la Marcha de la Dignidad, a causa, según asegura, de un pelotazo de goma que dispararon en trayectoria directa los Antidisturbios. "Quería manifestarme contra el Gobierno. No podía faltar a mi empleo, así que decidí venir solo a la marcha de Madrid", explica. Pero al final Gabriel ha perdido días de trabajo. Ahora se halla ingresado en el Gregorio Marañón y este viernes volverá a pasar por el quirófano. No sabe cómo va a despertar de la anestesia. "Puede que le corten también un poco del testículo derecho", cuenta su hermana que vive en Madrid.

Gabriel se había trasladado en el coche de su padre junto con su amiga Alba, desde Báscones de Ojeda (Palencia), donde trabaja en el campo. En la maleta solo llevaban una botella de agua y unos sándwiches que su hermana les había preparado, ella no acudió a la manifestación.

Más información

La marcha transcurrió con tranquilidad, pero no fue una protesta apática. Todo lo contrario. Los ánimos rezumaban indignación. Eran las 20.30 y los manifestantes se encontraban en Colón. Sonaba el Canto a la libertad cuando empezó el jaleo: "La policía comenzó a dispersarnos. Algunas madres corrían con los carritos de sus hijos, se comenzaron a ver bengalas por el cielo, corrimos y nos defendimos. Ellos avanzaban, nosotros los frenábamos, volvían a avanzar, nosotros volvíamos a frenarlos. Recibí un porrazo en la cabeza y salí corriendo, nos reagrupamos y a 50 metros de Cibeles, cuando iba andando, oí un cañonazo, y sentí cómo me pegaba la pelota. No rebotó, me dio directamente". A partir de ahí todo fue dolor.

Gabriel cuenta su historia tumbado en la cama del hospital, mientras mira la calle que espera pisar en los próximos días. Su amiga Alba (y así lo ha confirmado ella misma) lo ayudó junto a otro chico a levantarse, y lo llevaron hasta una unidad del Samur que se encontraba en la glorieta de Cibeles. La ambulancia lo trasladó a un centro de atención médica en Atocha, donde lo sedaron. Desde allí Alba llamó la hermana de Gabriel quien acudió inmediatamente. "Eran las 21.04 cuando me llamó, me dieron sus papeles y nos vinimos a este hospital", comenta la chica de profesión periodista.  

Fuentes policiales han afirmado a este diario que ellos no han recibido, por parte del Samur, notificación del traslado de este chico al hospital. "¿Pero cómo pueden decir eso?, pregunta la hermana, "yo estuve allí. Es que yo llegué a Atocha y lo acompañé al hospital", puntualiza. "No estoy en contra de los policías, no somos enemigos. El Gobierno es el enemigo", protesta Gabriel. 

Ahora este palentino de ojos marrones, tez blanca y un poco de barba espera a que esta pesadilla termine y pueda volver al trabajo. Gabriel está seguro de que va a denunciar los hechos: "No me voy a rendir".

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50