Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU recupera la petición de pacto fiscal que Mas aparcó para apoyar la consulta

Los nacionalistas piden una financiación especial como la vasca y la navarra

Los diputados hacen un minuto de silencio en el Congreso.

Si no fuera por todo lo que ha pasado en esta legislatura, lo que ha ocurrido este jueves en el Congreso sería una vuelta a la casilla de salida del proceso soberanista en Cataluña. Sería retroceder a septiembre de 2012, cuando Artur Mas, presidente de la Generalitat, visitó a Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en La Moncloa, para pedirle un pacto fiscal para Cataluña.

Este jueves, el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, ha vuelto a pedir al Gobierno un tratamiento fiscal para Cataluña similar al del Euskadi. Es decir, un sistema de concierto como el vasco y el navarro, que, básicamente, consisten en recaudar todos los impuestos y establecer un cupo de reintegro al resto del Estado. Entonces Rajoy le dijo a Mas que no era posible acceder a su petición porque no cabía en la Constitución y porque le amenazaba con poner en marcha un proceso soberanista si no aceptaba ese pacto fiscal. Este jueves Cristóbal Montoro ni respondió a Sánchez Llibre. En el pleno se debatía la renovación del concierto vasco establecido en la Constitución, con el voto a favor de todos los grupos parlamentarios, salvo UPyD, que está en contra de lo que considera un privilegio para el País Vasco.

Primero el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, incluyó en su intervención un homenaje al consenso con una referencia implícita al llamado plan soberanista de Mas: “Cuando se actúa desde la imposición, desde las acciones unilaterales, desbordando el marco constitucional, cualquier apelación al acuerdo aparece realmente estéril”.

Y, en la réplica, el diputado de CiU incluyó la reivindicación para Cataluña del mismo sistema fiscal vasco porque “en la Constitución española nada impide otorgar a Cataluña un convenio económico diferenciado del régimen general, como es el caso del concierto que tienen con Euskadi y con Navarra”.

“Entendemos en CiU que también es posible, señorías, una excepción a través de una disposición adicional, que sería la tercera —ya que la primera es para el País Vasco y la segunda, para Navarra—, sería para Cataluña, para que la propuesta de pacto fiscal que hacemos desde Cataluña fuera también una excepción del régimen general de financiación de las comunidades autónomas. Este planteamiento es perfectamente posible, perfectamente plausible”, dijo.

Ahora que el proceso soberanista está ya en marcha, un sector de CiU, el que representa Unió y que tiene gran peso en el grupo parlamentario del Congreso, sostiene que debe abrirse un diálogo con el Gobierno para parar la consulta a cambio, por ejemplo, de un trato fiscal particularizado para Cataluña.

Josep Antoni Duran, portavoz de CiU en el Congreso, es el abanderado de esta tercera vía, pero sus múltiples intentos de acercamiento y diálogo no son aceptados por el Gobierno, porque Rajoy entiende que no se puede hablar de nada con la amenaza de la consulta sobre la mesa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información