Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Marruecos evitan el salto de un millar de sin papeles de la valla de Melilla

"Debemos hacernos oír en Europa", afirma el presidente melillense

Los presidentes de ambas ciudades autónomas recorren la valla de Melilla este mediodía

Un tramo de la valla de Melilla.
Un tramo de la valla de Melilla.

Ni las trágicas 14 muertes del pasado 6 de febrero, ni las nuevas mallas antitrepa evitan que grupos de sin papeles intenten cruzar la frontera hacia territorio español para dejar la pobreza que azota a sus países. Este jueves sobre las seis de la madrugada un millar de inmigrantes ha intentado saltar la verja fronteriza a lo largo de un tramo cercano a una vaguada.

Sin embargo, la "voluminosa columna de inmigrantes en dirección a Melilla desde el monte marroquí cercano del Gurugú", según una nota de prensa de la Delegación del Gobierno, hizo que la Guardia Civil avistara al grupo aproximándose a la valla de la ciudad autónoma desde Marruecos.

Ante ello, la policía española en cooperación con la marroquí ha intensificado el "dispositivo anti-intrusión", con las unidades de los Grupos de Reserva y Seguridad, el helicóptero del cuerpo asignado a la vigilancia fronteriza, el apoyo de la Jefatura Superior de Policía de Melilla, Unidades de Intervención Policial y la policía marroquí. Todo ello, junto a la activación del protocolo de cooperación con Marruecos ha impedido que el millar de inmigrantes pudiera aproximarse a las lindes fronterizas de Melilla.

No obstante, sobre las ocho menos diez de la mañana, un grupo desgajado del anterior, de unas 30 personas, sí logró una aproximación más cercana por la zona conocida como Villa Pilar. Aún así, el grupo fue dispersado por las fuerzas marroquíes.

"Debemos hacernos oír en Europa"

Los presidentes de Melilla, Juan José Imbroda, y de Ceuta, Juan Jesús Vivas, visitan este jueves el perímetro fronterizo de la primera ciudad autónoma, por donde la última vez, hace casi 10 días, consiguieron entrar unos 500 inmigrantes. "Debemos hacernos oír en Europa", ha recalcado Imbroda durante la rueda de prensa conjunta de ambos mandatarios. "Este es un problema de toda Europa, no solo nuestro".

Por eso, los dos presidentes han pedido medidas urgentes para paliar la fuerte presión migratoria. Ante el drama humano, "la única respuesta valida que aplicamos los ciudadanos de Ceuta y Melilla es la de la compasión, y solidaridad", han recalcado.

Además, han reclamado que su situación sea contemplada en un nuevo régimen económico y fiscal. "Hay que añadir algo tan importante como la densidad de población, la extrapeninsularidad y la falta de recursos", ha señalado Vivas. "Queremos que estas peculiaridades se recojan en el modelo de financiación para tener la misma cobertura de servicios que el resto de los españoles".

La presión migratoria constante sobre la ciudades autónomas de Ceuta y Melilla ha llevado al Gobierno de esta última valorar distintas opciones de albergue provisional de inmigrantes para el caso de que se produjeran nuevas avalanchas masivas, como la sucedida el pasado 18 de marzo, pero no se ha decidido ninguno.