Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerca de 500 personas piden en Sol la liberación de los detenidos el 22-M

Un grupo de 100 manifestantes corta Gran Vía durante una hora

Los antidisturbios dispersan a los concentrados en la arteria madrileña con varias cargas

Protesta en Gran Vía por la libertad de los detenidos. Ampliar foto
Protesta en Gran Vía por la libertad de los detenidos. EFE

Cerca de 500 personas se han concentrado este domingo en la Puerta del Sol (Madrid), a las siete de la tarde, para pedir la liberación de los 24 detenidos en los disturbios ocurridos tras las Marchas de la Dignidad del 22-M. La protesta, encabezada por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), ha transcurrido sin incidentes hasta que, pasadas las 20.40 horas, un grupo de más de 100 manifestantes se ha dirigido hacia Gran Vía. Una vez allí, han conseguido cortar el tráfico en ambas direcciones durante una hora, cuando los agentes antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) los han dispersado tras varias cargas.

"No le podemos dar más carnaza a los fascistas", ha proclamado minutos antes en Sol el secretario general del SAT, Diego Cañamero. El representante del colectivo andaluz ha pedido a los presentes que se sumen este lunes a la concentración convocada a las diez de la mañana en los juzgados de Plaza de Castilla —donde esperarán la puesta en libertad de los detenidos el sábado—. Y, además, ha intentado llamar a la calma a los presentes. Porque sus palabras han llegado después de que un grupo de personas tratara de dirigir a todos los concentrados hacia Gran Vía.

Pero, finalmente, tras dar una vuelta a la plaza de la puerta del Sol como protesta —detrás de la pancarta: La lucha por la dignidad continúa. No pasarán—, la mayor parte de los manifestantes ha permanecido en el histórico enclave madrileño. En este punto de la capital, los presentes han gritado lemas contras contra la reforma laboral, en favor de la "lucha obrera" y han exigido la dimisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP). Gobierno corrupto, dimisión, rezaba la pancarta que ha sostenido un hombre con el rostro cubierto con la máscara representativa del movimiento Anonymus. En su camiseta, se leía: Sí se puede.

Los integrantes de las Marchas de la dignidad han convocado la manifestación en la mañana del domingo. Ha sido una de las primeras decisiones adoptadas en la asamblea celebrada en la plaza del museo Reina Sofía, donde han denunciado la "represión policial" ocurrida tras las protestas del 22-M. A raíz del anuncio de la concentración, desde antes de las siete de la tarde, el CNP ha desplegado a los antidisturbios por la puerta del Sol. Decenas de agentes se han apostado en este enclave de la capital. Y, mientras los concentrados han dado una vuelta por el interior de la plaza, los policías han bloqueado varias de las vías de salida: las calles de Alcalá, Preciados, Montera y la carrera de San Jerónimo. Aunque, finalmente, un grupo de 100 personas ha conseguido llegar por la calle del Carmen y la de Mesoneros Romanos hasta Gran Vía, donde se han producido las cargas.

Más información