Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro anuncia “mallas antitrepa” para las fronteras de Ceuta y Melilla

Fernández avala la actuación de la Guardia Civil en la tragedia del 6 de febrero

El ministro califica de "inmorales" a quienes critican la labor de los agentes del instituto armado

Díaz fotografía el espigón de Tarajal.

La frontera de Ceuta será reforzada en próximas semanas con 20 guardias civiles, un helicóptero y mallas antitrepa (“que son muy eficaces”), anunció Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, al término de su visita a la ciudad autónoma. Pero fue más impreciso al indicar cómo se va a reforzar el acuerdo bilateral firmado en el año 1992 con Marruecos, país al que calificó en dos ocasiones como “vecino, amigo, socio y aliado”.

Fuente: Ministerio del Interior. pulsa en la foto
Fuente: Ministerio del Interior.

Fernández fue especialmente rotundo al afirmar que las devoluciones en caliente “no existen” cuando se le preguntó si esta vía de acuerdo iba a legalizarlas. El ministro se prodigó durante 20 minutos en elogios a la Guardia Civil y a su “benemérito comportamiento” y calificó de inmorales todas las críticas a su actuación.

Durante las más de siete horas que duró su visita a Ceuta, el ministro mantuvo reuniones con las instituciones locales, pero hizo especial énfasis en su apoyo al instituto armado. Aprovechó la ocasión para hacer continuados elogios al nivel de cooperación alcanzado con Marruecos y lo hizo evidente durante su visita a la valla fronteriza, donde aprovechó la ocasión para saludar a miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes. Para ello recordó la próxima celebración, el 26 de marzo en Tánger, de una reunión con las autoridades marroquíes con el objetivo de profundizar en dicho acuerdo bilateral, sobre todo en lo concerniente al artículo 11, que prevé la formación de una comisión mixta. Dicho acuerdo se firmó en 1992, pero entró en vigor 20 años después, en diciembre de 2012.

Fernández Díaz no fue nada explícito sobre qué competencias tendría la citada comisión mixta, a pesar de que en una reunión celebrada en París el pasado 20 de febrero con su homólogo marroquí, Mohamed Hassad, aludió a la “inmediata devolución de quienes entren de forma violenta o flagrante en Ceuta y Melilla”. Cuando se le preguntó si se trataba de legalizar con Marruecos las devoluciones en caliente, Fernández Díaz se mostró entre tajante. “No existen las devoluciones en caliente. Eso no existe y si se hace es irregular”, añadió, para volver a remachar: “España no hace devoluciones en caliente”. “Otra cosa”, quiso especificar, “es los que no han podido entrar: que no lo consigan no es devolución”.

Fernández Díaz pide un pacto de Estado sobre inmigración, tras las críticas de la oposición.

Que el ministro elogie efusivamente a la Guardia Civil no es un hecho novedoso, sino más bien reiterado, como ha puesto de manifiesto en muchos actos públicos. Tanto es así que tanto elogio llegó a molestar a altos mandos policiales en algunos actos exclusivos del Cuerpo Nacional de Policía. Fernández, durante los 20 minutos de su discurso ante los miembros de la Asamblea de Ceuta, se prodigó en una defensa férrea y entusiasta del cuerpo. “Si se la conoce por benemérita es por algo”, dijo, antes de señalar que la Guardia Civil había rescatado a 3.454 inmigrantes ilegales del mar, “209 en este mismo mes de febrero”. “La Guardia Civil no necesita que se le dé moral”, añadió durante su intervención, “porque sabe muy bien cuál es su obligación”. Calificó “no solo de injusto sino de inmoral acusar a la Guardia Civil de no respetar los derechos humanos”.

Fernández Díaz aprovechó para anunciar que se reforzarán los efectivos en la frontera ceutí con mallas antitrepa “para impedir la escalada”, un tercer módulo de intervención rápida compuesto por 20 agentes, además de un helicóptero con base permanente para labores de “disuasión y detección”, además de una serie de obras complementarias.

No quiso entrar en el análisis de lo sucedido el 6 de febrero, cuando fallecieron 15 inmigrantes al tratar de entrar por la playa de El Tarajal. Se escudó en que el asunto está sub júdice. A ese respecto, explicó el rechazo a una comisión de investigación con una pregunta: “¿Por qué no lo aceptaron los socialistas cuando se enfrentaron a hechos similares?”, dijo aludiendo a los problemas de los años 2005 y 2006. “En aquel momento nosotros no lo exigimos”. Fernández Díaz dijo que el fenómeno de la inmigración debe ser tratado como un asunto de Estado y desveló una llamada del expresidente Zapatero manifestándose en ese sentido: “Me gustaría que su partido le hiciera caso”. Respecto al uso de concertinas (“que no las colocó el actual Gobierno”, matizó, aunque lo cierto es que sí lo hizo, pues el PSOE retiró las que había puesto tras comprobar los daños que causaban), se mostró partidario de cambiarlas “si hay alternativas”.

Respecto a los hechos del pasado lunes, que calificó como un intento de “intrusión masiva”, dijo que se había producido un antes y un después en la actuación cooperativa con Marruecos, “y no voy a decir nada que ponga en riesgo esa cooperación”.

Más información