Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra defiende que Valencia no es la foto de unas azafatas de una discoteca

La imagen de las mujeres que promocionan una sala de Gandía crea polémica en las redes

El Ayuntamiento de la localidad se desvincula del 'stand'

El presidente de la Diputación, Alfredo Rus, se fotografía con ellas

Las dos azafatas de una discotecas de Gandia, el pasado miércoles en el expositor de Fitur de la ciudad valenciana.
Las dos azafatas de una discotecas de Gandia, el pasado miércoles en el expositor de Fitur de la ciudad valenciana.

Dos azafatas con un mono rosa ajustado y tacones negros de una decena de centímetros, que representan a una discoteca de Gandía, han eclipsado la inauguración de la Feria Internacional del Turismo que se celebra en Madrid. Su foto se ha convertido en viral y ha cosechado múltiples críticas en las redes sociales, que cuestionan que esta sea la imagen adecuada para una localidad costera moderna. Ya este miércoles el Ayuntamiento de Gandía se desvinculó del stand donde ambas trabajan. Son dos azafatas contratadas por una conocida discoteca de la turística ciudad valenciana. A pesar de ello, el último en terciar en la polémica ha sido el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, que ha acudido este jueves a la feria. "Esos son modelos del pasado", ha defendido. "Ahora tenemos que ofrecer otras cosas, todo el potencial del sector turístico".

Fabra ha asegurado que no ha llegado a ver a las dos mujeres: "No las he visto, pero tenemos que ser muy respetuosos. No quiero que se hable de la Comunidad Valenciana por esas dos preciosas chicas que pueden estar representado a una empresa", ha declarado. Las azafatas, que han estado ausentes en la segunda jornada de la feria, son la imagen promocional de una discoteca llamada Bacarra de Gandía, lugar de encuentro de los participantes el programa de televisión Gandia shore.

El Ayuntamiento de Gandía se ha desvinculado de esta imagen, que ha generado cierta polémica en Twitter donde se repiten los comentarios del estilo “Qué vergüenza”. Es una iniciativa que atribuyen a una empresa privada que nada tiene que ver con el stand institucional de la ciudad. El alcalde de la localidad lo ha confirmado en su perfil de Twitter.

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, sí las vio y se retrató con ellas, junto a otros miembros de la comitiva.