Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy admite puntos “controvertidos” y Gallardón se enroca en atacar al PSOE

El ministro: el PSOE no reconoce derechos “al no nacido” y acabará sin reconocer los del nacido

Valenciano pide al ministro que defienda “a las mujeres nacidas” y asesinadas por el machismo

Santamaría no entra en el contenido de la ley del aborto y solo invoca “las opiniones diferentes”

ATLAS

Parecía que ya no quedaban argumentos para defender el anteproyecto de ley sobre el aborto pero el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha hecho una innovación que ha causado auténtico estupor en la bancada socialista, destinataria de las palabras del ministro, y en buena parte de la oposición. Nadie duda que el ministro ha dejado para el diario de sesiones del Congreso la tesis de que los socialistas no reconocen el derecho a la vida del feto y que esto puede terminar por no reconocer tampoco el derecho de los vivos. Esta ha sido la argumentación y la respuesta que ha ofrecido a la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano: “Es compatible defender el derecho del nacido y del no nacido. Ocurre que los socialistas están aferrados a un feroz individualismo y eso es profundamente egoísta. ¿Quién me dice que si quieren [los socialistas} ejercer su individualismo con el no nacido no lo vayan a utilizar con alguien ya nacido?”. Durante minutos en la bancada socialista no todos reaccionaron a esas palabras, un tanto incrédulos de la gravedad de lo que se acababa de escuchar.

La primera sesión de control de 2014 ha empezado con el anteproyecto del Gobierno sobre el aborto por el que han sido interpelados el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, y el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Los dos primeros no han ahondado en el contenido de la ley sino que han invocado a los sectores de la sociedad que no están de acuerdo .

La oposición ha escuchado del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que está dispuesto a escuchar a todos los grupos durante la tramitación de su anteproyecto de ley del aborto que ahora está en fase de estudio. Pero con una precisión: “Tendremos en cuenta la doctrina constitucional y las distintas opiniones de la sociedad”. A partir de ahí, se puede debatir. “Estamos dispuestos a hablar y a escuchar a usted y a todo el mundo”, le ha dicho Rajoy a la portavoz del BNG, Olaia Fernández Dávila. “Hay un anteproyecto que está en fase de tramitación con los órganos consultivos y estamos dispuestos a hablar con la oposición para evitar que se rompa unilateralmente un consenso que duraba desde 1985”, ha reprochado al PSOE sin citarlo por sustituir esa norma con una existencia de 25 años modificada por el Gobierno socialista en 2010. Lo que no ha dicho Gallardón es que en la ley de 1985 se aprobó sin consenso y su partido, entonces AP, se opuso, mientras que en la ley de 2010 el PSOE contó con el apoyo de cinco grupos parlamentarios, aunque votaron en contra el PP, CC, UPyD, UPN y ocho de los 10 los diputados de CiU.

El anteproyecto del Gobierno es “involucionista” y retrotrae a tiempos en los que solo “podían abortar con garantías quienes tenían medios económicos; el resto ponían en riesgo sus vidas”, ha señalado Fernández Dávila, que ha reclamado el derecho de las mujeres “ a ser responsable” de sus actos. Este es un “tema muy sensible”, ha sellado el presidente.

El Gobierno ha enfocado la respuesta ante las críticas por su anteproyecto en la defensa de quienes no comparten la ley de 2010 que permite el aborto libre en las 14 primeras semanas. Así se ha constatado por la respuesta de Rajoy y las producidas después entre la portavoz socialista, Soraya Rodríguez y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. “Nos tratan a las mujeres como incapaces. Usted se imagina a una mujer presidenta de un Gobierno, vicepresidenta, presidenta de un banco, resulta que no puede tomar decisiones sobre su maternidad. Tiene que decidir el médico de cabecera, dos psiquiatras, varios certificados, otra vez el médico de cabecera y luego a reflexionar a casa una semana”. Este es el recorrido que ha hecho la portavoz socialista para concluir que esas mujeres como tienen medios económicos no tendrán problema para interrumpir sus embarazos en otro país.

Se ha quejado el PSOE de que ningún miembro del Gobierno haya querido comparecer para hablar del aborto -las peticiones fueron rechazadas la pasada semana con el voto del PP-, pero la vicepresidenta ha señalado que un anteproyecto no es la fase de una ley en la que se producen las comparecencias. Además, cuando el PSOE cambió la ley tampoco compareció la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, hasta que no estaba a punto de aprobarse. “Usted habla en nombre de todos pero hay otros ciudadanos, otras mujeres, y otros miembros del Parlamento que no piensan igual que usted. Usted insulta a los que no comparten su opinión”, ha reprochado la vicepresidenta.

La gresca ha continuado entre la número dos del PSOE, Elena Valenciano, y el ministro de Justicia. El broche del ministro ha causado estupor entre los socialistas. “Que necesidad tenía usted de añadir sufrimiento a las mujeres, pero fue usted a por la libertad de las mujeres aunque nunca pensamos que iba a llegar tan lejos”, ha empezado la dirigente socialista. “Está usted atrapado porque muchos portavoces del PP nos han dicho que va a cambiar el anteproyecto”. Y ha continuado: “Las mujeres éramos libres para decidir hasta que llegó usted y aunque se les llena la boca de los niños y las niñas, esto nunca han estado peor atendidos, sí, desde que usted llegó”. Había necesidad porque el PSOE rompió el consenso sobre el aborto con su ley de 2010, ha replicado el ministro.

Un argumento se encadenaba con otro. “Guarde en el cajón el anteproyecto y defienda la vida de las ya nacidas porque ya han sido asesinadas seis mujeres en lo que va de año”. Réplica de Gallardón: “Es compatible defender el derecho del nacido del no nacido pero ocurre que los socialistas están aferrados a un feroz individualismo, eso es profundamente egoísta y quien me dice que si quieren ejercer su individualismo con el no nacido no lo vayan a utilizar con alguien ya nacido”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información