Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal pierde la demanda por honor contra Bárcenas por la contabilidad b

La Audiencia de Toledo dice que la presidenta manchega “tiene disminuida su protección al honor”

Cospedal sigue la comparecencia de Luis Bárcenas, que declara por videconferencia desde la cárcel

Pocas veces una sentencia contraria había sido recibida con tanto alborozo. La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, vio este jueves cómo los juzgados de Toledo desestimaban su demanda de protección al honor contra el extesorero de su partido Luis Bárcenas, actualmente en prisión. La número dos de la formación conservadora reclamaba una indemnización de 100.000 euros a Bárcenas por daños y perjuicios derivados de la publicación en EL PAÍS de la contabilidad secreta del antiguo ejecutivo de Génova 13 y de las manifestaciones de este en las que aseguró haber entregado a Cospedal dos sobres con 7.500 euros en 2008.

La sentencia del titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Toledo, Jesús Yunta, rechaza las pretensiones de Cospedal. Sin embargo, en el PP el fallo se vivió con alegría, e incluso con euforia. Y, en verdad, motivos para la satisfacción no faltaban: la sentencia, de 11 páginas, considera que los papeles de Bárcenas “suponen un claro y evidente menoscabo de la dignidad personal y profesional” de Cospedal, y —lo que entusiasma al PP— se detiene más en la supuesta falta de credibilidad de Bárcenas que en cualquier otra consideración jurídica. “El señor Bárcenas ha cambiado de versión a su antojo, primero dice una cosa, después dice la otra, se contradice de forma evidente, lo que resta credibilidad a su testimonio, a pesar de sus esfuerzos para resultar creíble”, escribe el juez Yunta en la sentencia.

Sin embargo, pese a considerar probado “el carácter difamatorio de los hechos contenidos” en la contabilidad secreta de Bárcenas, la condena al extesorero no es posible. La representación legal de Cospedal no consiguió probar que fuera Bárcenas la fuente que entregó a este periódico la copia de los 14 folios manuscritos con las cuentas b del PP. El juez considera “fundamental” en este punto la declaración como testigo del director del diario, Javier Moreno. Este se acogió a su derecho profesional consagrado en la Constitución para no revelar la fuente que facilitó los documentos, pero sí mantuvo “con contundencia” que Bárcenas no fue la persona que los entregó a esta redacción.

El magistrado Jesús Yunta considera que el hecho de que Cospedal sea cargo público tiene la protección del derecho al honor “disminuida en comparación con la de una persona anónima”. Bárcenas acusaba a Cospedal de haber recibido dos pagos de 7.500 euros en dinero b. Sin entrar en la veracidad de esta imputación o si es un hecho delictivo, esto “supone una conducta indigna, deplorable e impropia de un cargo público”.

El acto del juicio civil, el pasado 18 de octubre, constituyó un serio traspié político para Cospedal. La insistencia en mantener la vía judicial otorgó a Bárcenas una plataforma inmejorable para pronunciar desde la cárcel ante todos los medios de comunicación frases como: “Es mi mano la que entrega el sobre a la señora De Cospedal”. Este “espectáculo” propiciado por la secretaria general fue criticado internamente en Génova 13.

El alivio del PP estaba un punto sobreactuado. En un comunicado, el partido destacaba ayer que la sentencia declara, además, que Bárcenas “no prueba ni acredita la veracidad del contenido de los papeles”, afirma que “su interrogatorio carece de la suficiente credibilidad”, y que Bárcenas tiene “una evidente animadversión” hacia Cospedal. Por la tarde, en una maniobra insólita, la formación hizo circular un resumen de la sentencia elaborado por el Gabinete de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, perteneciente, al menos en teoría, a un poder del Estado independiente de los partidos.

Más información