Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior rechaza el uso de ‘drones’ y radares en lugar de cuchillas

El Gobierno dice que la propuesta del PSOE no evita la entrada de inmigrantes en Melilla

El Gobierno ha abierto la puerta al diálogo sobre una “alternativa eficaz” a las concertinas en la valla fronteriza de Melilla, pero este jueves ha descalificado la primera solución, ofrecida por el principal partido de la oposición.

El PSOE ha puesto sobre la mesa una propuesta de "frontera inteligente", que plantea el uso de aviones no tripulados o drones, la instalación de radares en puntos estratégicos de la frontera y un incremento del personal de las Fuerzas de Seguridad del Estado. A partir de estas medidas, según el portavoz socialista en la Comisión de Interior, Antonio Trevín, puede empezar la negociación previa a la retirada de las cuchillas, que la oposición califica de “inhumanas”.

Esas premisas, para el Ejecutivo de Mariano Rajoy, no justifican ningún tipo de debate. El ministro del Interior ha rechazado de plano la alternativa del PSOE, registrada este jueves en el Congreso a través de una proposición no de ley. “Esa no es la cuestión”, ha afirmado Jorge Fernández Díaz, en referencia a los mecanismos de localización de los inmigrantes cerca del perímetro fronterizo. “Si el objetivo es que no entren en España, no será con los aviones no tripulados que se consiga. Si eso es lo que nos proponen, prefiero no calificarlo”, manifestó en los pasillos de la Cámara baja. Y añadió: “Si esa es la aportación que nos hacen, tienen que estudiarlo un poco mejor”. Pese a esta descalificación, la Unión Europea ya tiene en marcha un programa para blindar sus fronteras marítimas a la inmigración irregular en un plazo de dos años. Un plan que contempla precisamente un control tecnológico.

El Ejecutivo asegura que sigue explorando si existen otros métodos “disuasorios” igual de eficaces, aunque en realidad centra su búsqueda de alternativas en los materiales empleados, que tienen varios niveles de peligrosidad. Fernández ha planteado que si las concertinas atentan contra los derechos “habría que prohibir su fabricación, comercialización y distribución”. Pero ese no es el caso, en opinión del Gobierno, a pesar de la existencia de “cantidad de medios disuasorios”.

Estas últimas palabras son del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, quien este jueves ha recordado, en declaraciones a los periodistas en el Senado, que se emplean distintos métodos para proteger centrales nucleares y otras instalaciones. En cualquier caso, reconoció que los agentes desplegados en Melilla deben trabajar “con los medios y elementos que el Gobierno ponga a su disposición”, informa Efe. El Ejecutivo espera ahora una nueva propuesta.

Más información