Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy envía por primera vez a Guinea Ecuatorial a un alto cargo de su Gobierno

El viaje se produce pocos días antes de que, por vez primera, La Roja juegue el sábado un partido amistoso en Guinea Ecuatorial.

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, y su mujer Constancia Mangue, en un viaje a Sudáfrica en 2009.

Todos los Gobiernos de la democracia lo han intentado y todos han salido escaldados. Ahora es el PP el que pretende estrechar relaciones con la única excolonia española del África subsahariana: Guinea Ecuatorial. El secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Jesús Gracia, se convertirá hoy en el primer alto cargo de Mariano Rajoy que visita Malabo.

El viaje se produce pocos días antes de que, por vez primera, la selección española de fútbol juegue el sábado un partido amistoso en Guinea Ecuatorial. El régimen de Teodoro Obiang se ha felicitado de que “el equipo español, actual campeón del mundo, haya aceptado jugar sin ninguna compensación económica, gracias a las excelentes relaciones culturales, de amistad y cooperación que unen a España con nuestro país”.

Por el contrario, la oposición ecuatoguineana ha expresado su repulsa por la celebración de un partido que solo “servirá para refrendar, validar, legitimar y lavar el rostro de una dictadura brutal, cruel y sanguinaria”.

Margallo con Obiang

Aunque el hecho de que Gracia sea responsable de Cooperación le da al viaje un perfil más amable, eso no le resta importancia política. Según ha podido saber EL PAÍS, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, mantuvo un breve encuentro con Obiang a finales de septiembre en Nueva York con motivo de la asistencia de ambos a la Asamblea General de la ONU. En ese encuentro, según las fuentes consultadas, Obiang mostró su deseo de visitar España, a donde no viaja desde 2006, aunque se formó como militar en la Academia de Zaragoza.

Aún falta mucho para que una visita de ese nivel pueda materializarse, pero el viaje de Jesús Gracia es un primer paso para recomponer relaciones. El distanciamiento del régimen de Malabo respecto a Francia —después de que la justicia gala incautase la flota de coches de lujo del hijo de Obiang y vicepresidente, Teodorín Nguema Obiang, acusado de saqueo de fondos públicos— brinda una oportunidad a España de entrar en el negocio petrolero. Siempre que esté dispuesta a mirar para otro lado en un país en el que, mientras la mayoría de la población vive en la pobreza, Teodorín ofrece una prima de cinco millones de euros a su selección por ganar el partido con España.

Más información