Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres ex altos cargos de Matas confiesan ser corruptos y aceptan ir a la cárcel

Dirigentes de Turismo Joven en Baleares saquearon las arcas públicas

Montaron en la Administración una trama para saquear dinero público y lo han confesado. Otros tres ex altos cargos y gestores del PP en el Gobierno de Baleares de Jaume Matas (2003-2007) entrarán en la cárcel por corrupción, al asumir ser autores de hechos delictivos. Los imputados han cerrado un pacto de conformidad con la fiscalía, que se evidenciará este lunes, ante la Audiencia de Palma, al inicio de la vista oral del escándalo del caso Turismo Joven.

Entre cinco y tres años de reclusión cargarán el exdirector general de Juventud Juan Francisco Gálvez, con una petición inicial de la fiscalía de 12 años de cárcel; el exgerente del consorcio Turisme Jove y exconcejal de Algaida, Damià Amengual, con una acusación con 10 años de reclusión; mientras que el tercer hombre, el exjefe de Servicios del consorcio, Juan Francisco Gosálbez, tiene una acusación por más de cuatro y medio de prisión. Gálvez y Gosálbez fueron jóvenes líderes promocionados por el equipo de Matas.

Los fiscales anticorrupción Pedro Horrach y Juan Carrau acusan a Gálvez, Amengual y Gosálbez de "un enriquecimiento a costa de los fondos y cargos públicos", aprovechándose de la "falta total y absoluta" de controles administrativos. El consorcio público que manejaron entró en quiebra técnica

La colaboración con la justicia, el arrepentimiento y la reparación del daño causado son atenuantes penales que la fiscalía planteará al tribunal tras la confesión de los reos.

El asunto fue destapado por el Gobierno de izquierdas y nacionalista de Francesc Antich del PSOE, en agosto de 2008, un año después de la caída del poder de Jaume Matas, en la etapa en que se destapó el caso Palma Arena, la causa central sobre el supuesto enriquecimiento y mala gestión del exlíder del PP y exministro de Medio Ambiente.

Un millón de euros malversados

Hasta un millón de euros malversó el trío de arrepentidos del PP. Por sus maquinaciones y las de sus colaboradores, un total de 13 personas del caso Turisme Jove se sentarán en el banquillo. Maniobraron con empresas pantallas, tramitaron pagos por servicios ficticios, dieron contratos de privilegio desde la Administración a compañías de su propiedad. Una trama corrupta que controló el consorcio público y malversó caudales públicos.

La Fiscalía Anticorrupción planteó la existencia de delitos de malversación continuada, cohecho, prevaricación, negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y falsificación documental. Se ha acreditado el pago de comisiones superiores el 30% y el autoalquiler de una oficina por valor 54.000 euros anuales de un local adquirido ad hoc con un préstamo de 638.000 euros. Además, facturaron excesivos gastos personales en viajes, comidas, hoteles, gasolina y tintorerías, facturas que no se correspondían con servicios prestados.

El PP ejerce la acusación popular en este asunto y de manera singular únicamente acusa a un cargo intermedio, Juan Francisco Gosálbez. El PP pide para este cuatro años y medio de cárcel. El Consorcio de Turismo Jove y la dirección general de Juventud estaba adscrita a la Consejería de Juventud y Deportes, a cuyo frente estaba la abogada Rosa Puig, una de las protegidas de Jaume Matas.