Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España estudia tomar el mando de la misión de la UE en Somalia

Un general español dirigiría en 2015 a los 125 instructores europeos en Mogadiscio

Ampliar foto
Llegada a la base de Herat de los últimos soldados de Qala- i- Naw, en Afganistán, el 27 de septiembre.

La misión de Afganistán, la más peligrosa que han afrontado las Fuerzas Armadas españolas en democracia, toca a su fin. Tras el repliegue de la provincia de Badghis, solo quedarán unos 300 militares en Herat, dedicados a controlar el aeropuerto, prestar atención sanitaria, realizar tareas logísticas y operar un avión de transporte y varios no tripulados. Ni patrullas, ni combates.

Pero el escenario de Afganistán puede encontrar sustituto en Somalia, no por volumen de tropas, ni por esfuerzo económico, pero sí por el riesgo. El próximo 20 de diciembre debe completarse el traslado a Mogadiscio de la misión EUTM-Somalia, que hasta ahora instruía al Ejército somalí en la vecina y tranquila Uganda. En teoría, la capital de Somalia está bajo control del Gobierno, pero los repetidos atentados del grupo terrorista Al Shabaab, vinculado a Al Qaeda (como el ataque a la sede de la ONU en junio pasado), demuestran que la seguridad apenas se extiende más allá del aeropuerto.

España aporta 15 militares a la misión, de los que cinco forman parte de la avanzadilla desplegada en Mogadiscio, pero la cifra podría incrementarse sustancialmente (hasta medio centenar o más) si asume el reto de tomar el mando de EUTM-Somalia dentro de un año. Al general irlandés Gerald Aherne, actual jefe de los 125 instructores europeos, le sustituirá en breve un general italiano, y la UE quiere que un español tome el relevo en 2015. De hecho, un español, el coronel González Elul, fue el primer jefe de EUTM-Somalia, pero entonces la situación era muy diferente: tras haber adiestrado a más de 3.000 militares somalíes en Uganda, los oficiales europeos se convertirán a partir de ahora en asesores y tutores sobre el terreno.