Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el director de seguridad de Palma, imputado por amañar exámenes

Enrique Calvo filtró supuestamente respuestas de un examen a dos policías que ascendieron

Ampliar foto
La Guardia Civil, durante el registro del cuartel de la Policía Local de Palma.

Un hombre del aparato del Partido Popular, Enrique Calvo, tuvo que dimitir este jueves de su cargo de director general de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma tras ser imputado en un episodio de supuesta corrupción relacionado con las pruebas de ascenso a oficiales de la Policía Local. La Guardia Civil registró el cuartel central de la antigua guardia urbana y requisó bases informáticas y los expedientes administrativos del proceso de 2012.

La Fiscalía Anticorrupción acumula indicios y documentos escritos que señalan que, supuestamente, Enrique Calvo transmitió hasta siete preguntas y sus correspondientes respuestas a dos policías de su entorno que resultaron ganadores, en una oposición, de sendas plazas. Personas protegidas por Calvo entraron a la cúpula policial. En su día, la promoción del nuevo intendente, el oficial de más grado desde 2011, Antonio Vera, fue denunciada políticamente por el PSOE.

El asunto está trabado porque una persona que el implicado Enrique Calvo usó de intermediaria, para recabar las direcciones electrónicas de sus amigos y mandarles la información confidencial del examen, acudió al notario con las copias de los correos que desvelan la aparente manipulación ilegal. Y la denunció al consumarse.

Una reciente operación de la Audiencia Nacional en Mallorca, contra la banda internacional de moteros Los Ángeles del Infierno, reveló que diferentes policías municipales de Palma cooperaban con capos de la banda, con posible tráfico de datos y documentos. Al menos uno de los imputados en el examen filtrado apareció vinculado a la red de las motos. La Guardia Civil intervino en aquella investigación y por ello registró este jueves la sede central de los antiguos urbanos de Palma. El juez José Castro dirigió la operación, al estar de guardia. El caso está en manos de fiscales Juan Carrau, Miguel Ángel Subirán y Pedro Horrach. No se efectuaron detenciones.

Enrique Calvo afirmó que dimitía, no porque asumiera los hechos que se le imputan, sino para "no perjudicar al cuerpo de la Policía Local y para poder ejercer libremente su defensa". Controla una junta de distrito del PP de Palma y es un activista de confianza de José María Rodríguez, exsecretario general del PP de Baleares, líder del PP en la capital balear y exconsejero de Interior con Jaume Matas. Rodríguez, controvertido personaje, a su vez, es investigado en un escándalo de supuesta financiación irregular del PP, con pagos en dinero B a la agencia Over MC, según declaró su dueño Daniel Mercado.