Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los muertos de tráfico en verano caen por sexto año consecutivo

La cifra de fallecidos en julio y agosto desciende un 10%

Interior ve el dato "esperanzador"

El balance de tráfico del verano 2013, que arroja un descenso de la mortalidad en las carreteras de un 10%, fue presentado este martes con toda solemnidad. “Es la comparecencia que reabre el curso político y me satisface enormemente poder transmitir buenas noticias”,  aseguró el ministro del Interior, Jorge Fernández, que un año antes dejó en manos de la directora general de Tráfico, María Seguí, la explicación de los datos de la siniestralidad vial.

En la operación verano —que incluye este año el 1 de septiembre por caer en domingo— perdieron la vida en las carreteras españolas 239 personas, 30 menos que en el verano de 2012 —que incluyó el 1 y el 2 de septiembre—. Si se tienen solo en cuenta los datos de julio y agosto, la cifra de muertos es de 235 personas, 25 menos que en el mismo periodo del año anterior. En ambos casos, el número de víctimas mortales, que por sexto año consecutivo desciende, es el más bajo desde que hay registros en Tráfico, en 1960.

Jorge Fernández Díaz y María Seguí, hoy en rueda de prensa. ampliar foto
Jorge Fernández Díaz y María Seguí, hoy en rueda de prensa.

La caída del número de accidentes mortales es aún mayor: de 245 en el verano de 2012 a 204 en este verano, lo que supone un descenso del 15%. El accidente de autobús de Ávila el pasado julio, en el que murieron nueve personas, explica este desfase entre la bajada de víctimas mortales y de siniestros.

Según destacó el titular de Interior, hasta el 1 de septiembre de este año han fallecido en carretera 732 personas, frente a las 884 víctimas mortales del mismo periodo de 2012; es decir, una reducción de un 17%.

“Son datos esperanzadores, aunque no nos gusta lanzar campanas al vuelo, porque una única víctima es una importantísima razón para seguir trabajando por la seguridad vial”, señaló Fernández. Más cauta aún fue la directora general de Tráfico, María Seguí, que antes de valorar el balance quiso expresar su “empatía hacia los familiares de los fallecidos y a los heridos”.

Las optimistas previsiones de la Dirección General de Tráfico (DGT), que auguraba un aumento en el número de desplazamientos, no se han cumplido. De los 80 millones de viajes de larga distancia calculados, se han realizado 76 millones, 2,8 millones menos que en 2012 (3,5% menos). Fernández se esforzó en desligar este descenso de la crisis económica. Según el ministro, “es una cifra de bajada que se viene manteniendo de forma acusada y sostenida en el tiempo desde 2006”, cuando todavía no había “conciencia de la crisis económica”. La explicación, para Fernández, es “la mayor oferta” de medios de transporte alternativos, como trenes, aviones o autocares.

Fuente: DGT.
Fuente: DGT.

Por tipos de accidente, la salida de vía sigue siendo el más numeroso. Por esta causa, en la que generalmente el exceso de velocidad es un factor concurrente, perdieron la vida entre julio y agosto 97 personas, 30 menos que en 2012. En cuanto al tipo de vía, las carreteras convencionales siguen acumulando el mayor número de fallecidos, con un total de 175 este verano, aunque también registran un descenso: 34 muertos menos que en el mismo periodo del año anterior. Además, ha disminuido el número de fallecidos que no llevaban puesto cinturón de seguridad, del 26% del total en 2012 al 16% este año.

“Vamos por el buen camino”, señaló María Seguí, en alusión a la eficacia de los controles de velocidad, alcohol y drogas y de la vigilancia en las carreteras convencionales, que la DGT ha reforzado este verano con dos campañas especiales. Además, el Pegasus, el radar instalado en un helicóptero de Tráfico, ha controlado este verano en vías secundarias 2.333 vehículos, de los que ha multado a 476 por exceso de velocidad.

Fernández quiso llamar la atención sobre el incremento de fallecidos que viajaba en un turismo de más de 10 años, que ha pasado de un 51% de los coches en 2012 a un 57% en 2013. “Conducir vehículos de más de 10 años tiene una enorme influencia”, subrayó. Precisamente es uno de los objetivos de la DGT rejuvenecer el parque automovilístico español hasta lograr en 2016 una edad media de siete años. Ahora, el 50% de los vehículos tienen 9,5 o más años. Según calcula Tráfico, los coches con una antigüedad máxima de siete años cuentan con medidas de seguridad que pueden marcar “la diferencia entre la vida y la muerte”.

La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico (DIA) se mostró este martes convencida, tras conocer el balance del verano de 2013, que “el número de siniestros y de víctimas mortales se puede seguir reduciendo”. “Si cada usuario de la vía y la Administración ponen lo mejor de ellos, podremos seguir anunciando descensos”, consideró Paco Canes, presidente de DIA.

En cuanto a la aprobación del nuevo Reglamento General de Circulación, Fernández señaló que en las próximas semanas se llevará al Consejo de Ministros la reforma de la Ley de Seguridad Vial, un paso necesario para reformar el código de circulación, que prevé, entre otras medidas, un aumento de velocidad de hasta 130 kilómetros por hora en ciertas autovías, descensos de velocidad en las vías secundarias y la obligatoriedad del casco ciclista en zona urbana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información