_
_
_
_

Soberanía, tabaco, bloques, fraude y gasolineras flotantes irritan a España

El lanzamiento de los bloques de hormigón es el último hecho de un desencuentro de 300 años

Natalia Junquera

La relación España-Reino Unido-Gibraltar es la historia de una disputa que dura ya 300 años, desde la firma del Tratado de Utrecht. Estos son los principales puntos de conflicto para las autoridades españolas.

Aguas, pinchos y bloques de hormigón

Gibraltar lanzó el pasado julio 70 bloques de hormigón al mar en las inmediaciones de su aeropuerto. Las autoridades del Peñón alegan que son para construir un arrecife artificial y regenerar la pesca. España, sin embargo, considera que esos bloques “con pinchos de acero” no tienen otra finalidad que impedir el uso de las artes tradicionales de pesca de la flota gaditana. Para el Gobierno, los bloques son una muestra de la “política de hechos consumados” de Gibraltar, y recuerda que España y Reino Unido se comprometieron a negociar las medidas de protección del medio marino después de que la Comisión Europea reconociera a ambos países competencias sobre las mismas aguas. El Gobierno ha denunciado los bloques ante la Fiscalía de Medio Ambiente y ha notificado los hechos a la Comisión Europea.

Bunkering y rellenos

El Consejo de Ministros aprobó el 29 de noviembre de 2012 un real decreto por el que declaró Zona de Especial Conservación un área de 23.640 hectáreas marinas frente a la costa de Cádiz, que incluye las aguas cuya soberanía se disputan España y Gibraltar. El decreto prohibió el bunkering, práctica por la que gasolineras flotantes gibraltareñas trasvasan combustible barato a los buques y que ha causado numerosos vertidos en las aguas de la bahía de Algeciras (Cádiz). Por el mismo decreto quedó prohibida otra de las prácticas consentidas o alentadas por las autoridades gibraltareñas: el relleno de zonas marinas para ganar terreno al mar. El Gobierno de Gibraltar calificó de “totalmente inaceptable” la decisión, por considerar que España pretendía “legislar sobre aguas británicas”.

Fraude fiscal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Más de 6.700 gibraltareños tienen residencia en España —por lo que se benefician de sus infraestructuras y servicios sociales—, pero domicilio fiscal en el Peñón. La Agencia Tributaria quiere revisar su situación y la de los inmuebles a nombre de sociedades domiciliadas en Gibraltar para evitar el pago del impuesto de sucesiones.

Aeropuerto en el istmo

España quiere excluir el aeropuerto gibraltareño del llamado cielo único europeo. Se construyó en una zona que no fue cedida en el Tratado de Utrecht y que los británicos ocuparon en el siglo XIX aprovechando que España les permitió instalar allí un campamento durante una epidemia.

Contrabando de tabaco

Las incautaciones de tabaco de contrabando en la frontera con Gibraltar han subido un 40% en 2013. Suben casi al mismo ritmo que las cajetillas importadas en Gibraltar: en los tres primeros meses de este año entraron 52 millones, casi lo mismo que en todo 2009. A la Guardia Civil no le salen las cuentas.

Escraches

Una web que publica las fotos de policías y guardias civiles en la frontera e incita a realizar escraches en sus casas provocó el pasado 2 de agosto un nuevo enfrentamiento. El ministro del Interior prometió llevar el asunto “hasta las últimas consecuencias”.

Submarinos nucleares

La presencia del submarino nuclear Tireless en la base naval de Gibraltar para ser reparado, entre 2000 y 2001, provocó la mayor manifestación en Campo de Gibraltar: más de 60.000 personas mostraron su rechazo en la calle.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Natalia Junquera
Reportera de la sección de España desde 2006. Además de reportajes, realiza entrevistas y comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter. Especialista en memoria histórica, ha escrito los libros 'Valientes' y 'Vidas Robadas', y la novela 'Recuérdame por qué te quiero'. También es coautora del libro 'Chapapote' sobre el hundimiento del Prestige.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_