Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición pedirá a Ana Pastor que “no excluya” al Congreso de la investigación

Simancas: “Las comisiones técnicas son compatibles con la del Parlamento”

Llamazares: “El Gobierno quiere sustituir la democracia por la tecnocracia”

Ampliar foto
A. Pastor, durante la primera reunión de la comisión técnico-científica ferroviaria el 5 de agosto.

Dos comisiones estudian la seguridad de los trenes tras el accidente de Santiago del 24 de julio. Las dos, gubernamentales. Una, la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, creada en 2007 y otra, la que echó a andar el pasado lunes, 5 de agosto, creada por la ministra de Fomento, Ana Pastor. Con esta situación entra en el Congreso la tragedia de Angrois con la comparecencia en la Comisión de Fomento de los presidentes de Renfe y Adif, este jueves y, la de la ministra de Fomento, Ana Pastor, el viernes. La titular lleva por enseña que su comparecencia es a iniciativa propia aunque Izquierda Plural y el BNG la habían pedido. La oposición quiere que el Parlamento tenga una función y una misión en un siniestro tan grave; tanto en la necesidad de explicaciones como en las medidas que se vayan a adoptar. La creación de esta última comisión de expertos cuatro días antes de la comparecencia de la ministra, se ha visto con cierto resquemor por Izquierda Plural y algo menos por el BNG y el PSOE. Pero todos coinciden: Las comisiones gubernamentales son compatibles con una de estudio que pueda crearse en el Congreso.

Esta es la petición con la que se va a encontrar la ministra de Fomento, Ana Pastor, con toda claridad por parte de Gaspar Llamazares de Izquierda Plural y de Rosa Pérez del BNG. Los socialistas, a través de su portavoz de Fomento, Rafael Simancas parten de este planteamiento: “Si se trata de hacer cambios estructurales y marcar líneas estratégicas sobre la red ferroviaria española el lugar debe ser el Parlamento”. En paralelo, al portavoz socialista le parece adecuado que la ministra quiera tener esa comisión de “asesoramiento” como la que anunció el pasado lunes, ya que “todo ejercicio de análisis y mejora del sistema ferroviario no puede ser negativo”.

Esa comisión creada por sorpresa, al menos para la oposición, tampoco le parece mal a Rosana Pérez del BNG siempre que quede claro “que no puede tapar una investigación a fondo de las causas que provocaron el accidente del 24 de julio”. Tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento gallego, el BNG ha pedido sendas comisiones de investigación. En los objetivos que ha expuesto el BNG en la petición del Congreso se expone con claridad que la comisión debe centrarse “en las causas del accidente” de Santaigo y en “la situación de la red gallega ferroviaria”. Así a este grupo le parece muy bien que otras comisiones hagan “estudios generales” pero ellos quieren hablar del accidente del 24 de julio. “No nos distraigamos del asunto central”, remacha la diputada nacionalista Rosa Pérez.

Al diputado de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares, no le cayó bien de entrada la creación de esa comisión del Ministerio de Fomento. Hasta que la ministra no diga lo contrario, el resquemor de que las dos comisiones ya en marcha conduzcan al Gobierno a utilizar su mayoría para rechazar una en el Parlamento, planea sobre la oposición. “Esperemos que la creación de esa comisión en el Ministerio no lleve consigo el rechazo a una comisión parlamentaria”, advierte Llamazares que cita “antecedentes” de comisiones de expertos que han “sustituido al Parlamento”, en materia de Educación y pensiones. “El Gobierno no puede sustituir la democracia por la tecnocracia, aunque le sea más cómodo tener una comisión gubernamental que una parlamentaria”, interpreta el diputado de Izquierda Plural.

La ministra no escuchará solo estas consideraciones políticas sino que que todos los grupos aportarán propuestas y sugerencias para hacer más segura la red ferroviaria. Todas coinciden en tratar de minimizar el riesgo del fallo humano y de establecer sistemas de frenado automático en caso de error del conductor, como ya tiene previsto el Gobierno. Otra coincidencia de la oposición: Que en la cabina vayan dos maquinistas.

Más información