_
_
_
_

El Gobierno pide al PSOE que respete la decisión judicial sobre los ERE

Santamaría saca partido al silencio de Rajoy sobre Bárcenas

Carlos E. Cué

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El Gobierno ha optado por no decir una palabra sobre el caso Bárcenas. Ni siquiera pronuncia su nombre. Esta estrategia, criticada por algunos en el PP, se giró ayer a su favor y Soraya Sáenz de Santamaría trató de sacarle partido político a ese silencio. Le preguntaron sobre las declaraciones de Alfredo Pérez Rubalcaba, en las que criticaba el último auto judicial del caso de los ERE, y la vicepresidenta se revolvió. Dijo que cree que es “buena doctrina la que sigue el Gobierno español como poder, que es diferente de otros, de respetar las decisiones de otros poderes, en este caso, el poder judicial”. Sáenz de Santamaría invitó a “otros”, en clara referencia a los socialistas, a que hagan lo mismo. La semana pasada fue el PP, a través de Carlos Floriano, quien dijo que se había abierto una “causa general” contra el PP y criticó a jueces, fiscales y policías. Entonces Sáenz de Santamaría no dijo nada.

La vicepresidenta defendió la estrategia del presidente, Mariano Rajoy, de no mencionar una sola palabra sobre Bárcenas como forma de “no interferir ni presionar” a la justicia. Se le preguntó si cree que esta actitud de no decir nada puede contribuir al aumento de preocupación con la corrupción que detectaba este viernes la encuesta del CIS. “Hay que encontrar un punto medio”, explicó la vicepresidenta. “Máximo respeto y máxima colaboración con las autoridades judiciales, con independencia de quién esté afectado en el procedimiento”, por una parte, “y a la vez el Gobierno va a llevar a cabo cuantas reformas sean necesarias para evitar que se repitan situaciones de esa naturaleza, como la Ley de Transparencia o las medidas de regeneración democrática que ya están muy avanzadas”, por otra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_