Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa de Munar compara su juicio con la tortura de la Inquisición

Anticorrupción pide seis años de cárcel para la expresidenta del Consell de Mallorca

El proceso contra la cúpula de Unió Mallorquina queda visto para sentencia

Maria Antònia Munar y Miquel Nadal, el pasado 5 de junio, en la Audiencia de Palma. EFE

"Es un proceso inquisitivo premoderno". La defensa de Maria Antònia Munar -expresidente del Consell de Mallorca y de Unió Mallorquina (UM)- se remontó al siglo XIV, a “la confesión del hereje” descrita en el Manual de la Inquisición de cardenal Nicolau Aymerich, para argumentar su inocencia. Munar busca evitar otra condena, de seis años de cárcel por prevaricación, revelación de secretos y fraude a la Administración. Su letrado José Antonio Choclán descalificó las declaraciones contra ella de un arrepentido con la cita de la "confesión del hereje": "Se procurará convertirlos, enviándoles sacerdotes y religiosos. Primero en un calabozo cargado de grillos”.

En la Audiencia de Palma este jueves quedó visto para sentencia el caso de la venta amañada del solar público del Consell de Mallorca, can Domenge, por 30 millones en 2006 para construir 600 casas. El empresario beneficiario de Sacresa, Román Sanahuja, confesó que pagó un soborno de cuatro millones una cúpula de Unió Mallorquina (UM) en el Consell, un episodio que se juzgará en una pieza al margen.

Con Munar, su exmano derecha en UM y el Consell Miquel Nadal (que tiene como ella otra condena de cárcel en revisión en el Supremo), afronta una posible pena de cuatro años. El abogado de Nadal, José Zaforteza, lamentó que “el fiscal esté atado a los arrepentidos” y que no se le apliquen atenuantes a la colaboración a su cliente como en un caso, paralelo, de la ‘narco’ La Paca. Nadal aseguró en la vista: “He reconocido un cohecho”, un “yo confieso que otorgué trato de favor (a Sanahuja) pero no digo lo que el fiscal quiere".

El arrepentido exconsejero de UM Tomeu Vicens, cumple tres años en prisión, y se supone que ha pactado con la Fiscalía para evitar prolongar su estancia en la cárcel con más penas y, sobre todo, que su esposa sea condenada en otro asunto. Vicens ve rebajada la petición de pena de seis años de cárcel a ocho meses.

La defensa de Munar, expresidente también del Parlamento de Baleares, considera que la Fiscalía Anticorrupción logró de una manera irregular la confesión del ‘arrepentido’ Vicens. Munar asegura que no hay pruebas, ni declaraciones ni documentos con su nombre que la incriminen, solo la denuncia de Vicens.

Unió Mallorquina controló el Consell de Mallorca durante tres legislaturas, tanto con el PP como con PSOE y el PSM. El fiscal cree que Munar lo “controlaba todo” y sin “aparecer en las fotos peligrosas” porque “no quería salir con sus soldados”. La defensa de la expresidente aludió “la extrema presión social y mediática reduplicada y el populismo”, reclamó una sentencia propia de un tribunal profesional, aislada “del contexto" y lo "de fuera”.

Para el empresario Román Sanahuja se pide un año de cárcel, gracias a su cooperación con la Justicia mientras que para el exconsejero de Economía, Miguel Ángel Flaquer por cooperación en fraude y prevaricación, se le reclama 1 año de prisión. Al abogado Santiago Fiol se le solicita un año y medio de cárcel, por complicidad en fraude y revelación de información.

Más información