Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
el 'caso urdangarin'

Hacienda exculpa “sin discusión” a la infanta Cristina de fraude fiscal

Rechaza que la esposa de Diego Torres tenga responsabilidades

Afirma que los responsables son los “dos únicos y verdaderos socios”: Urdangarin y Torres

La infanta Cristina, en la misa conmemorativa del centenario del nacimiento de don Juan. EFE

La Agencia Tributaria remitió este viernes al juez José Castro, instructor del caso Nóos, que mantiene imputado al yerno del Rey, Iñaki Urdangarin, un largo informe sobre el trasfondo económico y fiscal de los negocios bajo sospecha de la trama de Nóos en el que descarta, otra vez, directamente, que se pueda imputar por fraude fiscal a la infanta Cristina, socia de Urdangarin en Aizoon. Aunque el informe no menciona específicamente a la infanta Cristina, sí concluye que "los únicos y verdaderos socios son, sin discusión, Torres y Urdangarin".

Los dos socios de Noos, dice Hacienda, tenían "bajo dominio efectivo y absoluto” el negocio. “Se está en el caso de imputar los rendimientos obtenidos a quienes aparecen sin discusión como los únicos sujetos pasivos, estos es, los señores Diego Torres Pérez e Ignacio Urdangarín Libaert”, concluye el capítulo del llamado “levantamiento del velo societario, la atribución de responsabilidades de propiedad y gestión de las empresas satélites y pantallas".

Diego Torres quedó este viernes imputado por un nuevo delito fiscal, el segundo, por el IRPF de 2007. Urdangarin carga con tres acusaciones distintas, dos por Renta y uno por sociedades.

Hacienda concluye sus análisis sobre los vínculos de los socios y administradores con expresiones definitivas: es “una realidad que se impone como indiscutible sin necesidad de mayor análisis”. Es decir: todo el peso recae sobre Urdangarin y Torres y exculpa a sus esposas.

Con este tenor exculpa de su responsabilidad penal por fraude o blanqueo a Ana María Tejeiro, esposa de Diego Torres e imputada en la malla delictiva global de la causa, que es administradora de sociedades y que ha trabajado en la gestión. Ni Ana Maria Tejeiro “ni ninguna otra persona” se situaron en el organigrama al nivel de los fundadores, “por más que Ana María Tejeiro constara en varias de ellas como administradora”. Se continúa con la reflexión: “Pese a figurar nominalmente como socio y administradora de varias de las entidades instrumentales orquestadas por su marido, no es posible, razonablemente, considerarla como un profesional, en el sentido técnico jurídico que el término posee en Derecho tributario”.

El informe aborda la facturación de dinero público a empresas privadas del marido de la infanta Cristina y de su socio, Diego Torres. El informe sugiere que muchas de las facturas cruzadas entre las distintas empresas de Urdangarin y Torres no corresponden a servicios realizados y, por tanto, son falsas. “Entre las empresas que facturaban por servicios no prestados, la Agencia Tributaria señala a Aizoon, la empresa de Urdangarin y la infanta Cristina”, señala el documento.

Los técnicos de Hacienda señalan en su informe que durante 2005 y 2006, años en los que el Instituto Nóos, supuestamente sin ánimo de lucro, logró los principales contratos a dedo de Administraciones públicas (la Comunidad Valenciana y Baleares), parte del dinero público fue desviado a la empresa Aizoon.

Es justamente a partir de que Urdangarin abandonase el Instituto Nóos, por recomendación de la Casa del Rey, cuando el desvío de fondos públicos a Aizoon se detiene. Sin embargo, la sociedad que compartían el yerno y la hija del Rey siguen ingresando fondos de empresas privadas.

El análisis de la Agencia Tributaria también destapa las prácticas de desvío de fondos públicos a empresas privadas de Urdangarin y su socio Diego Torres. Pese a que el Instituto Nóos se presentaba ante las Administraciones como una entidad sin ánimo de lucro, el dinero que recibían para organizar distintos eventos se lo gastaban supuestamente en contratar servicios para esos eventos a empresas privadas, la inmensa mayoría de su propiedad.