El juez eleva el suplicatorio contra José Blanco por su “notoria” intervención

Considera que el cargo del exministro supuso una "fuerte presión" para el alcalde de Sant Boi

El diputado socialista José Blanco, en la rueda de prensa que ofreció en el Congreso el pasado 12 de marzo
El diputado socialista José Blanco, en la rueda de prensa que ofreció en el Congreso el pasado 12 de marzoCristóbal Manuel

El juez instructor del Caso Campeón en el Tribunal Supremo, José Ramón Soriano, ha dado un paso más en el procedimiento contra el exministro de Fomento José Blanco por un presunto delito de tráfico de influencias. El magistrado ha remitido a la Sala que admitió a trámite la causa todos los documentos necesarios para que esta pueda abrir el "correspondiente suplicatorio" para proceder contra el diputado socialista.

En un auto del 28 de mayo, el magistrado del alto tribunal reproduce el relato de hechos realizado por la Fiscalía en marzo para concluir la presunta comisión por parte Blanco de un delito de tráfico de influencias. El exministro anunció el 12 de marzo en la sala de prensa del Congreso que si el juez abre juicio oral con él, entregaría el acta de diputado.

Se descartan los indicios por el presunto delito de cohecho del que le acusó el empresario Dorribo

El juez considera que el exministro socialista "intervino notoriamente", si bien a través de terceros, para que el alcalde de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) otorgase una licencia a la empresa Azkar, cuyo vicepresidente es su "amigo personal" José Antonio Orozco, "sin necesidad de llevar a cabo alteraciones en el proyecto" que este había presentado "evitándole así desembolsar importantes cantidades".

Para el instructor del caso, los cargos que ocupaba Blanco en dicho momento "supuso una fuerte presión" para el alcalde barcelonés a la hora de decidir y además "cualquiera que hubiera sido la decisión, el bien jurídico protegido habría quedado lesionado". Para el juez Soriano es "indiferente que el que presiona para conseguir una resolución favorable a sus intereses o a los de un familiar o amigo haya conseguido su objetivo" ya que si realmente lo consigue se debería aplicar este artículo de forma más agravada.

Más información
El juez abre la vía para juzgar a José Blanco por tráfico de influencias
Blanco pide el archivo de su caso y denuncia las maniobras de la policía
La rama gallega enloda a altos cargos
La rama gallega enloda a altos cargos
Doce meses de acusaciones desmontadas por los hechos
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pasado mes de marzo, el fiscal Manuel Jesús Dolz pidió que se procediera contra Blanco por los delitos de tráfico de influencias y prevaricación, si bien el juez ha descartado este último.

El Ministerio Público descarta la existencia de indicios contra Blanco por un presunto delito del cohecho del que le acusó el empresario farmacéutico Jorge Dorribo, en relación con un supuesto pago al exministro socialista de 200.000 euros efectuado en una gasolinera de Guitiriz (Lugo) a cambio de gestiones ante el Ministerio de Sanidad.

En su escrito, el fiscal hacía mención a la relación de amistad que une a Blanco con el vicepresidente de Azkar, José Antonio Orozco, ya que ambos nacieron en Palas del Rei (Lugo) y se conocen desde la infancia. Añadía el escrito que eran frecuentes los contactos personales entre ambos, lo que propiciaba que Orozco hiciera partícipe al mandatario socialista "de proyectos empresariales, propios y ajenos, y se haya prestado a ofrecer a empresarios amigos la actuación del señor Blanco ante Administraciones Públicas pertenecientes a la Administración Central del Estado para la consecución de los mismos".

Sobre el asunto de Sant Boi, el escrito de la Fiscalía concretaba que la petición de influencia se concretó el 15 de diciembre de 2010, y que el cumplimiento de los requerimientos municipales le habrían supuesto a Azkar un coste económico de 175.000 o de 500.000 euros. Añadía que la influencia de Blanco para la obtención de la licencia ambiental favorable para la empresa Orozco se articuló a través del Secretario de Transportes del Ministerio de Fomento, Isaías Taboas, miembro del mismo partido político que el del Alcalde de Sant Boi, que es el PSC.

Las gestiones de Blanco, de las que la Fiscalía y el juez instructor consideran que hay indicios suficientes según las conversaciones telefónicas y mensajes SMS aportados a la causa, sirvieron para que se cambiara la nomenclatura formal de la actividad para la que se solicitaba la licencia sin variar su objeto. De esta forma, AZKAR ya no tendría que hacer frente a los costes económicos derivados del cumplimiento de los requerimientos municipales anteriores y, por otro lado, se excluyó de la licencia la autorización del parking.

El escrito del juez también apuntaba que, una vez allanados los obstáculos que impedían la concesión de la licencia ambiental, Orozco también llamó a Blanco en febrero de 2011 "para que actuara en su propio Ministerio con objeto de que se dictara por parte de AENA Y AESA las resoluciones favorables que le permitieran obtener la licencia de obra mayor que tenía solicitada ante el mismo Ayuntamiento". Los permisos se obtuvieron un mes después.

En la causa constan conversaciones entre Blanco y Orozco, concretamente del 30 de diciembre de ese año, en las que el exministro contesta a su amigo sobre este asunto: "Yo hablo con ellos, no te preocupes eh". Posteriormente a esta conversación, el empresario reconoce a uno de los suyos que en el Ayuntamiento les han confeccionado "hasta el escrito de alegaciones" que había que presentar por el asunto de la licencia.

El 10 de febrero de 2011, tras obtener su reunión con el alcalde, el vicepresidente de Azkar comentó a otro subordinado por teléfono que "siempre es bueno tener un amigo en el Gobierno de tu país". Finalmente, el 10 marzo 2011, Orozco le agradece a Blanco su actuación mediante un SMS, según destaca el Ministerio Público.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS