España mandará 50 soldados más a Malí

El contingente español alcanzará los 110 efectivos Su principal misión es entrenar a las tropas locales

Personal militar carga un avión del Ejército del Aire al inicio de la operación de despliegue española en Malí.
Personal militar carga un avión del Ejército del Aire al inicio de la operación de despliegue española en Malí.EFE

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, mandará otros 50 soldados a Malí, con lo que la participación española en la misión europea de entrenamiento en el país africano alcanzará los 110 efectivos. Madrid se sumó en enero a la misión comunitaria para formar a las tropas locales, pero solo ha aportado un avión para apoyar la intervención de Francia en el país, que intenta desde principios de año frenar la ofensiva islamista de los tuaregs de las provincias del norte.

"Han pasado cosas en Malí y la Unión Europea cree que hay que aumentar la misión", ha declarado Morenés en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, "pero la operación va bien y nuestros soldados están en una forma excepcional", ha añadido. La UE dio un mandato de 15 meses a la misión, a contar desde el 18 de febrero de 2013, según el ministro, que ha dejado la puerta abierta a continuar con el cometido "si fuera necesario".

Morenés envió medio centenar de instructores en enero, a los que se sumarán otros 50 militares  para incidir en el adiestramiento del Ejército de Malí y la protección de las tropas europeas. El español es el tercer contingente en número de efectivos, tras los de Francia y Alemania. De momento, se encuentran sobre el terreno 15 miembros del Mando de Operaciones Especiales, con base en Alicante, que se encargan de la instrucción propiamente dicha. El resto son 35 legionarios de la Octava Bandera del Tercer Tercio, con base en Viator (Almería), y cuya función en Koulikoró es garantizar la seguridad de las instalaciones y del propio adiestramiento. Además, hay nueve oficiales en el cuartel general (siete en Bamako, uno en Koulikoró y otro en Bruselas).

Desde abril, España participa junto a Francia y Bélgica también en la protección de la base de Kulikoró (Malí), donde la UE instruye a las fuerzas del Ejército maliense para que puedan hacerse con el control de su propio territorio, tras la expulsión por parte de Francia de los grupos yihadistas de las ciudades del norte del país. La República Checa se había adelantado a asumir la seguridad del cuartel general de la EUTM-Malí (nombre de la misión europea) en la capital, Bamako, y el mando militar quería que un solo país se encargase de proteger la base de Kulikoró, lo que requería unos 150 soldados, que España no estaba dispuesta a aportar. Por razones políticas, al final aceptó repartir esta responsabilidad entre los tres países.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS