Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón confirma que mantendrá el aborto por “daño psicológico” a la mujer”

El ministro no aclara en qué términos se redactará la indicación, que figuraba en la ley de 1985

Un quirófano de una clínica que interrumpe el embarazo en Madrid.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha confirmado hoy un dato más sobre la futura ley del aborto que prepara: el supuesto despenalizado de riesgo de daño psicológico a la madre que existía en la legislación de 1985 se mantendrá. "Hay que respetar siempre los supuestos, entre los que está el daño psicológico para la mujer", ha afirmado durante una entrevista en Onda Cero.

Hasta ahora, Gallardón solo había dejado claro que la ley volvería a ser de supuestos despenalizados como la de 1985 (derogando la de plazos de 2010), y que sería "esencialmente" similar a aquella. De los tres supuestos que había entonces, el ministro había dicho expresamente que el de violación se mantendría y que el de malformación fetal desaparecería. Hoy ha confirmado que el tercero, el riesgo de daño físico o psicológico a la madre, también seguirá existiendo, sin aclarar, sin embargo, en qué términos. Sí ha subrayado que se buscarán "mecanismos" para "garantizar la aplicación" de esos supuestos, algo que el PP cree que no sucedía en 1985.

Lo había sugerido igualmente hace un mes, en una entrevista en el diario La Razón: entonces dijo que "dentro del sistema de indicaciones […] las dos más importantes –el peligro para la salud física y psíquica de la mujer– no deben ser pretextos para hacer cosas distintas de lo que dijo el Constitucional". "Se deberán acreditar esas condiciones. Que no sea una mera declaración sino una auténtica constatación”, dijo. Hoy ha insistido: “Yo creo que hay que respetar siempre los supuestos, entre los cuales, por supuesto, está el daño psicológico para la mujer. Y que eso tiene que ser, como está establecido, acreditado por profesionales".

El supuesto de "grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada", el más utilizado por las mujeres que abortaban antes de 2010, no tenía plazo en la ley de 1985: podía ser alegado (aunque un médico tenía que acreditarlo) durante todo el embarazo. Ese supuesto es el que los grupos antiabortistas consideraron siempre un "coladero" para la interrupción del embarazo. En la ley de plazos de 2010 (que permite abortar a la mujer hasta la semana 14 sin alegar motivo) se mantuvo también el supuesto de "grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada", pero solo hasta la semana 22 de gestación. El 90% de los abortos en España se produce antes de la semana 12.

Durante la entrevista en Onda Cero, al ministro de Justicia le han preguntado expresamente si no creía que, en realidad, la ley de plazos de 2010 puso fin a esa situación en la que se "miraba para otro lado" pero se permitía el aborto acogiéndose al supuesto de daño psicológico de la mujer. Él ha contestado que no: que en su opinión la ley de plazos es inconstitucional y que la futura ley será como la de 1985 pero con "mecanismos" nuevos; es decir, que los supuestos podrían ser limitados de algún modo. "Una cosa es la forma de aplicación de la ley, y si tienen que introducirse mecanismos para garantizar aquello que el legislador ha establecido, y otra cosa es violentar lo que la Constitución dice [porque] la anterior ley no se cumplía. A mí eso no me parece adecuado. Sería como decir que, como determinados delitos son inevitables en la sociedad, bueno pues vamos a despenalizarlos absolutamente. No, lo que tiene que hacer la sociedad es establecer los mecanismos para que se cumpla aquello que dice el legislador”.

Ayer Gallardón sugirió que la futura ley preverá las anomalías gravísimas del feto como causa legal para interrumpir un embarazo. Las “discapacidades”, sin embargo, no. De los 118.359 abortos que se produjeron en 2011 en España, solo el 3% (unos 3.600) fueron por problemas de salud del feto; y, de estos, únicamente 356 entraban en la categoría de anomalías gravísimas e incurables. Cifras similares se daban con la ley anterior, la de 1985.

El ministro ha insistido hoy en que la nueva ley del aborto "resolverá las situaciones difíciles a las que se enfrenta la mujer" en esos casos de malformación del feto, pero "de acuerdo con el cumplimiento de los compromisos internacionales" sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Por otro lado, el Parlamento catalán ha rechazado esta mañana la reforma de la ley del aborto que prevé impulsar el Gobierno y ha defendido la interrupción voluntaria del embarazo en una votación que ha dividido a CiU, ya que Convergència Democrática de Catalunya (CDC) ha dado libertad de voto, mientras que Unió se ha abstenido, informa EFE.