Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve ceutíes se han marchado a Siria a hacer la yihad en solo un año

Al menos tres de los nueve jóvenes han muerto luchando contra el régimen de Bachar el Asad

La proporción de yihadistas ceutíes es muy alta en una ciudad con 43.000 musulmanes

El número de residentes en Ceuta que se han puesto en camino hacia Siria con la intención de luchar allí contra el régimen de Bachar el Assad asciende ya al menos nueve, según fuentes conocedoras de las investigaciones en curso.

Los servicios de seguridad españoles han confirmado, mediante denuncias puestas por sus familias, testimonios orales y llamadas telefónicas recibidas desde Oriente Próximo que, desde abril de 2012, han viajado a Siria ocho musulmanes españoles –uno de ellos menor de edad- y un marroquí afincado en Ceuta. La población musulmana de Ceuta ronda los 43.000 habitantes.

Es posible, sin embargo, que el número de candidatos a yihadistas sea más elevado, pero si la familia ceutí no señala la desaparición de uno de sus miembros es difícil determinar si ha incorporado a la guerra civil siria. Los últimos cuatro varones salieron de la ciudad el pasado fin de semana a través de la frontera de Marruecos. Al menos tres de los ceutíes que se marcharon para hacer la yihad han muerto, según indicaron por teléfono a sus familiares sus compañeros de armas en Siria.

No deja de ser llamativo que en Melilla, la otra ciudad española incrustada en la costa norteafricana, no ha habido ni un solo caso de aspirante a yihadista que haya viajado a Siria. Las fuerzas de seguridad achacan ante todo el fenómeno ceutí al entorno marroquí. En las vecinas aglomeraciones urbanas de Castillejos y Tetuán existen redes salafistas que captan, sobre todo, a marroquíes pero también a jóvenes musulmanes españoles. El predicador radical Omar Hadouchi, excarcelado en 2011, ejerce una gran influencia sobre los jóvenes tetuaníes.

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, ha repetido además, en varias ocasiones, que en la ciudad “hubo dejación en el control del yihadismo”. Aludía a la escasa vigilancia que, según él, las fuerzas de seguridad ejercieron, durante la legislatura socialista, sobre la penetración salafista y al apoyo brindado por el ayuntamiento, en manos del Partido Popular, al tablig, una rama del islam fundada en India, para contrarrestar la influencia del islam malekita de Marruecos.

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, expresó, no obstante, el lunes su preocupación por la llegada a su ciudad de elementos radicales que, en los barrios de María Cristina y Cañada de Hidum, que pretenden imponer sus creencias y normas de vestimenta a los vecinos. Les invitó a denunciarles. "Yo que ellos les denunciaría, no hace falta dar nombres, pero sí que se sepa donde están los radicales porque habrá que ir a por ellos", afirmó.

Los viajes de yihadistas españoles a Ceuta no son del todo equiparables, según los analistas de las fuerzas de seguridad, con los que otros jóvenes europeos hicieron, por ejemplo, en su día a Irak o Afganistán. En Siria lucha contra la dictadura de El Assad el Frente Al Nusra, una milicia que se ha adherido a Al Qaeda, pero también otros grupos armados legitimados por Occidente y por las monarquías del Golfo.

 

 

Más información