Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para el exmiembro de los GAL Michel Domínguez por narcotráfico

La detención se produjo en la estación barcelonesa de Sants, entonces no portaba droga

El expolicía se dedicaba a servir droga a domicilio en una moto

En la misma operación, que aún no está cerrada, han sido detenidas otras siete personas

Madrid / Barcelona
Michel Domínguez, en una imagen de archivo.

El expolicía Michel Domínguez, antiguo miembro de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), fue detenido el pasado sábado en la estación de trenes de Sants, en Barcelona, por su presunta relación con el narcotráfico. "Su papel era muy secundario. Estaba supuestamente al servicio del cabecilla de banda, que es un individuo de nacionalidad colombiana", según fuentes policiales.

El juzgado de instrucción 19 de Barcelona, en funciones de guardia el sábado, ha decretado esta mañana su ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, por un presunto delito de tráfico de drogas. El caso seguirá su instrucción en el juzgado 8 de Vilanova i la Geltrú, que dirige la investigación, que se encuentra bajo secreto de sumario.

En la misma operación, la Brigada Central de Estupefacientes detuvo el sábado a otras siete personas, acusadas de formar parte de una banda formada españoles y colombianos. Las detenciones han tenido lugar entre Barcelona, Madrid y Valencia.

Domínguez está acusado de actuar como una especie de repartidor de telecocaína, utilizando una moto para desplazarse a hacer entregas a domicilio de pequeñas cantidades de droga, según fuentes de la investigación. En el momento de su arresto iba a visitar a su familia en Barcelona y no llevaba encima estupefacientes.

La organización en la que supuestamente está integrado el expolicía es una banda de narcotraficantes a pequeña escala, como lo prueba que la Sección de Cocaína de la Brigada Central de Estupefacientes solamente ha decomisado hasta ahora cuatro kilos de cocaína: tres en el domicilio del capo colombiano, sito en la calle de Villlamayor de Santiago, en el madrileño Ensanche de Vallecas, y un kilo dentro de un coche en el que dos camellos trasportaban la droga desde Madrid a Valencia.

La operación todavía no está concluida y los encargados de las pesquisas están pendientes de realizar algunas detenciones más.El grupo criminal distribuida droga a pequeña escala en Madrid, Valencia, Barcelona y otras regiones que las fuentes informantes no han querido precisar.

Domínguez se negó a prestar declaración en comisaría. El expolicía viajaba solo cuando fue detenido. Fuentes del Ministerio del Interior confirmaron esta mañana el arresto de Domínguez, adelantado por el diario El Mundo, y que se produjo el sábado en Barcelona.

Domínguez, junto a su superior José Amedo, fueron los rostros más conocidos de la guerra sucia contra ETA, por la que resultó condenado en 1991 -llevaba en prisión desde 1988- a 108 de cárcel por seis asesinatos frustrados y un delito de asociación de malhechores. Posteriormente, en 1998, el Tribunal Supremo le condenó a otros dos años, cuatro meses y un día de prisión por el secuestro de Segundo Marey. A finales de ese mismo año pasó al régimen abierto por acumulación de condenas y, dos años después, en 2000, salió definitivamente de la cárcel.

Domínguez, condenado a 110 años de cárcel por acciones del GAL, disfruta de libertad condicional desde el 21 de diciembre de 2000, al haber cumplido las tres cuartas partes de la pena (teniendo en cuenta una pena máximo de 30 años) y tener un pronóstico favorable de reinserción. Era el último en quedar libre de los 12 condenados por el caso Segundo Marey, el ciudadano secuestrado en Francia en 1983 al ser confundido con un etarra, lo que constituyó una de las primeras acciones de guerra sucida de los GAL. Domínguez solo acudía a dormir desde julio de 1994, cuando le fue otorgado el régimen de semilibertad penitenciario.

Por este mismo caso fueron penados el exministro del Interior José Barionuevo, el exsecretario de Estado Rafael Vera y el exdirector de Seguridad Julián Sancristóbal.