Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El sentido común” de los fraccionamientos

Interrogatorio del pasado 6 de febrero ante el fiscal Anticorrupción del extesorero del PP

Pregunta a Bárcenas su abogado: “¿Si alguien pudiera haber venido con una cantidad que excediera del límite que establecía la normativa [sobre donaciones], habría alguna dificultad legal para que se fraccionase, se ingresase, alguna dificultad legal para que se hiciesen dos ingresos? [Es decir, para no superar el límite máximo anual de 60.000 euros en donación por persona y año]”.

Bárcenas respondió: “Es de sentido común lo que usted me está diciendo. Si alguien llega con 300.000 euros, esa cantidad supera el límite que establece la ley para cualquier empresa o persona que contrate con Administraciones públicas. Si llega un señor y dice, yo quiero dar 300.000, pues evidentemente siempre existiría una fórmula, que es decirle al cajero: toma 50.000 que han venido como anónimo, que han venido en mano, 50.000 pasados, 50.000, por decir algo, es que es así, por decir algo”.

El fiscal Antonio Romeral preguntó también a Bárcenas si conocía “la existencia de sobresueldos” y quién tenía la capacidad de concederlos o no. Barcenas señaló: “(...) hay unos presupuestos que se ejecutan a principio de año y se basan en ese presupuesto (...) De sobresueldo, nada; sueldos oficiales”.

En su declaración alude al exdiputado del PP Jorge Trías, quien, según Bárcenas, en conversaciones entre ambos, “se mostró muy interesado en preguntar [le] por el capítulo de los sobresueldos”. Según Bárcenas, había pagos para “el diputado nacional o el senador nacional” que tenía “una responsabilidad en el partido aparte de su responsabilidad parlamentaria; como en cualquier otra empresa [eso] supone que tiene un nivel de responsabilidad superior, un nivel de horas de dedicación superior, pues tiene que sacar su parte (...) En este sentido, el partido, previa consulta a un despacho jurídico, que precisamente era el despacho de don Miguel Crisantemo, nos dijo que no había ningún problema”.

¿Cómo se hacían esos pagos?, preguntó a Bárcenas el fiscal Antonio Romeral.

“Esos sueldos se declaraban, lógicamente, porque a final de año se les entregaba el documento con las retenciones y se separaban perfectamente los conceptos de gastos, recibos, y quedaban perfectamente definidos los conceptos, y concretamente el de gastos de representación, que era el concepto con que se pagaban esas cantidades de retención practicada”.

Más información