Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año de correos electrónicos para implicar a la Infanta en el ‘caso Nóos’

El exsocio de Urdangarin intenta demostrar que la Casa del Rey apoyaba los negocios del duque

La Casa del Rey conoció, amparó y favoreció los negocios de Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina, entre 2003 y 2007, según sostiene Diego Torres, exsocio y mano derecha del duque de Palma en distintos proyectos empresariales. Torres y Urdangarin están imputados desde hace más de un año por la supuesta apropiación indebida de fondos públicos.

La estrategia de Torres, puesta en marcha el 12 de abril de 2012 y todavía hoy vigente, consiste en facilitar al juez, de manera dosificada, cientos de correos electrónicos que sacó de los ordenadores de la empresa que compartía con Urdangarin. Con esos documentos pretende demostrar que distintos miembros de la Casa del Rey, entre ellos la infanta Cristina, esposa de Urdangarin, y su secretario, Carlos García Revenga, conocieron y colaboraron con los negocios que emprendió el Duque de Palma en aquellos años y que ahora están bajo sospecha.

La séptima remesa de correos electrónicos que llegó el pasado martes al juzgado de la mano del abogado de Diego Torres apunta a que la infanta Cristina conoció en 2003, cuando arrancó el negocio de Urdangarin con el Instituto Nóos, los pormenores de aquella aventura empresarial. “Aprovecho que estás conectada”, escribía el yerno del Rey a la infanta Cristina el 20 de febrero de 2003, “para enviarte una comunicación de Nóos que tengo pensado enviar. Hay dos versiones. Clientes, colaboradores y amigos. Léelo y dime que piensas”.

A Pedro Perelló: “El Rey me comenta que un amigo suyo ha hecho la gestión”

Nóos era un instituto sin ánimo de lucro creado en 1999 que empezó a tener actividad en 2003, cuando Urdangarin fue nombrado presidente del mismo. Bajo la apariencia de una entidad sin ánimo de lucro, Nóos logró contratos millonarios de los Gobiernos de Baleares y la Comunidad Valenciana, ambos en manos del PP. Esos contratos fueron adjudicados a dedo y nadie controló que el dinero público adjudicado se correspondía con lo realmente gastado, según la investigación judicial. Gran parte de los casi seis millones de euros que Nóos consiguió de las administraciones públicas entre 2004 y 2006 acabó en la caja de empresas privadas con ánimo de lucro que eran propiedad de Urdangarin y de su socio, Diego Torres.

Cuando se hizo cargo del Instituto Nóos, el propio duque de Palma hizo partícipe de su nueva aventura empresarial a decenas de personas en un correo electrónico, incorporado el pasado martes a la causa judicial y que también envió al Rey Juan Carlos, a la Reina y al secretario de la infanta.

Torres lleva un año descubriendo nuevas bazas judiciales para implicar a la infanta —que figuraba como secretaria en la Junta Directiva de Nóos— en los negocios por los que está imputado.

Ordenados cronológicamente, los correos electrónicos muestran una intensa actividad empresarial de Urdangarin conocida por la Casa del Rey y favorecida en algunos casos por las supuestas gestiones que hicieron miembros de la familia real. Estos son sus principales hitos.

A Torres: “El Rey le ha dicho a Cristina que me diga que Camps llamará...”

» 2003. Inicio del proyecto. Cuando Iñaki Urdangarin se alió con Diego Torres para poner en marcha su negocio hizo partícipes de sus planes a casi todos los miembros de la familia real y, principalmente, a su esposa, la infanta Cristina. Tres correos electrónicos remitidos por Urdangarin a su mujer y al secretario de esta, Carlos García Revenga, así lo muestran.

» 2004. Los primeros eventos y sus contactos con Corinna. Urdangarin y Torres ponen en marcha en 2004 el Valencia Summit, un congreso que intenta promover el turismo en la Comunidad Valenciana a través del deporte. Francisco Camps, a la sazón presidente valenciano, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, facilitan el dinero sin concurso previo para el evento tras reunirse con Urdangarin, según la investigación. Los correos electrónicos de aquellos años que Torres ha facilitado al juzgado muestran que el duque de Palma movilizó incluso a su suegro, el rey Juan Carlos, para conseguir la asistencia de dirigentes deportivos internacionales al evento y que un significado empresario francés lo patrocinara.

Ese mismo año Urdangarin negocia —a sabiendas de su suegro, según los correos— un contrato como director ejecutivo de la sección española de la Fundación Laureus, con un sueldo anual de 200.000 euros. Su interlocutora es Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey. El contrato finalmente no se cerró, aunque Corinna sostiene que Urdangarin cobró 50.000 euros por algún trabajo relacionado con la Fundación.

» 2006. El Duque abandona Nóos por indicación del Rey. En marzo de 2006 Iñaki Urdangarin abandona el Instituto Nóos por indicación del Rey. Un mes antes, los socialistas han preguntado en el parlamento balear por el sospechoso negocio del duque de Palma. José Manuel Romero, conde de Fontao y asesor jurídico del Rey, gestiona con Urdangarin su salida de Nóos. El duque de Palma crea entonces una fundación, llamada Arete, para seguir con sus negocios. Y la disuelve dos meses después, nuevamente por indicación del conde de Fontao. En diciembre de ese año, sin perder su contacto con Diego Torres, crea la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, con la que vuelve a tener una plataforma desde la que recabar dinero público para distintos proyectos.

A la Infanta: “Envío una comunicación de Nóos, léelo y dime qué piensas”

Los correos electrónicos de aquel año, remitidos por Torres al juez, prueban la preocupación por que Urdangarin figurara en un puesto destacado de la Fundación recientemente creada.

» Más negocios y la intermediación de Don Juan Carlos. En 2007, Urdangarin intenta poner en marcha un proyecto para que otra embarcación española compita en la Copa de América, cuya sede era la Comunidad Valenciana. En un correo electrónico que el duque de Palma envía a Diego Torres, da cuenta de las ayudas que está pidiendo para que su idea se haga realidad: “Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina para que me lo dijera que le llamará Camps a Pedro para comentarle el tema de la base del Prada. Y que en principio no habrá problema y que nos ayudarán a tenerla”.

Este mensaje apunta a que Urdangarin, pese a su abandono de Nóos un año antes, seguía colaborando con Diego Torres en negocios comunes. Y que, pese a que la Casa del Rey reprueba sus negocios con administraciones públicas, el duque de Palma seguía utilizando a cargos institucionales para favorecer sus proyectos empresariales, sin importarle acudir a su suegro para que mediara a su favor.

“El Rey me comenta”, decía Urdangarin en un correo fechado el 20 de septiembre de 2007 y dirigido al regatista Pedro Perelló, “que un amigo suyo ha hecho la gestión que le pedimos a Miguel Fluxá [presidente de Iberostar]. Por otro lado, le he transmitido a Fluxá la buena sintonía con el BBVA y que le iba a dar un empujón a Francisco González”.

Para entonces, según los correos electrónicos, seguía la preocupación por la excesiva exposición de Urdangarin en sus actividades empresariales. Mario Sorribas, apoderado del duque de Palma en la empresa Aizoon, cuya propiedad comparte con la infanta Cristina, le escribe un correo electrónico donde le aconseja: “No tienes que dejar muy en evidencia que tú eres el alma mater de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social. Podemos entregar un dossier de prensa diciendo que tú, como cualquiera de los demás deportistas que nos acompañan, llevas vinculado a nosotros unos cuantos meses y de una forma totalmente naturalizada. De esta manera, dejas de aparecer como impulsor y nadie puede decir que esta es la fundación de Iñaki”.

El abogado al duque: “No tienes que dejar en evidencia que tú eres el ‘alma mater”

» El comienzo de la ruptura con Torres. Un correo de julio de 2008 muestra que la relación profesional de Urdangarin y Torres se deteriora. “He sabido de tu propuesta de facturación de los proyectos compartidos. Estos son tus números, no los entiendo, y es más, estoy en total desacuerdo. Me parece increíble”, dice el duque de Palma.

El conjunto de los correos electrónicos que forman parte del sumario del caso Nóos revela una intensa actividad empresarial de Iñaki Urdangarin, cuya principal fuente de ingresos, al menos entre 2004 y 2006, son las administraciones públicas. Y que durante estos años no dudó en echar mano de miembros de la familia real para que le ayudaran en sus negocios.

Algunos significados dirigentes del PP —como Jaume Matas, expresidente de Baleares— ya han reconocido al juez que adjudicaron proyectos con dinero público al Instituto Nóos simplemente porque detrás de esa firma estaba el yerno del Rey. Las presuntas irregularidades en esos contratos son las que investiga desde hace dos años un juzgado de Palma de Mallorca.

El papel de la infanta Cristina en los negocios de Nóos está ahora bajo sospecha debido a la documentación que ha ido aportando Diego Torres durante casi un año al juzgado.

En las próximas semanas, el juez José Castro deberá resolver si imputa a la infanta cuando la instrucción se acerca a su recta final. El secretario de Doña Cristina, Carlos García Revenga, ha tenido ya que declarar como imputado. Ante el juez ha asegurado que, pese a figurar como tesorero entre 2003 y 2006 del Instituto Nóos, nunca se ocupó de las cuentas de ese organismo, y ha exculpado a la Infanta de cualquier responsabilidad. El juez Castro, tras escucharle, no le ha retirado la imputación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información