Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico insta a los médicos a señalar qué pacientes no pueden conducir

Los jefes provinciales de tráfico pueden revocar "temporalmente el carné"

Los médicos pueden poner en conocimiento de las Jefaturas Provinciales de Tráfico que un paciente, con una enfermedad transitoria o permanente o por estar tomando una medicación, no puede conducir. De esa manera se podrá iniciar el proceso de revocación del permiso, ya sea durante un tiempo o de manera indefinida. “Pero tal vez este mecanismo no es conocido por los médicos”, ha advertido este lunes la directora general de Tráfico, María Seguí, que desde hace semanas se reúne con “diferentes colectivos” para mejorar este proceso de comunicación e “involucrar” así a los facultativos en la mejora de la seguridad en las carreteras.

Durante la presentación del Informe sobre la situación mundial de la Seguridad Vial 2013, Seguí ha recordado que los médicos que “sientan la convicción” de que sus pacientes no están en condiciones de conducir pueden proteger su salud sacándolos de la carretera, aunque ha reconocido que el canal de comunicación existente con los jefes provinciales de Tráfico no se conoce “adecuadamente”. Además “muchos médicos plantean la disyuntiva de la confianza del paciente y la confidencialidad”, ha señalado la directora de Tráfico.

La Fiscalía de Seguridad Vial impulsó en 2010 un protocolo para que los médicos contribuyan a que no conduzcan personas que han perdido sus habilidades o aptitudes psicofísicas, por una enfermedad o por la toma de algún medicamento. De acuerdo con este protocolo, cuando los facultativos tuvieran conocimiento de que uno de sus pacientes podía cometer un delito de tráfico, deberían intentar resolverlo con tratamiento terapéutico. Si este no daba resultado, se aconsejaba que lo pusieran en conocimiento de los familiares y, en último caso, de las autoridades administrativas y judiciales pertinentes.

España, el duodécimo país en seguridad vial

España es el duodécimo país del mundo con menos fallecidos por accidente de tráfico. Según el documento, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con datos de 2010 de 182 países, España tiene una tasa de 5,4 fallecidos por 100.000 habitantes. No obstante, en 2011, el último año con cifras consolidadas, la cifra de muertos por accidente de tráfico volvió a disminuir: perdieron la vida 2.060 personas, 418 menos que en 2010.

Islandia, con una tasa de 2,8, Suecia (3), Reino Unido (3,7), Holanda (3,9) y Noruega (4,3) son los cinco países con una ratio de fallecidos menor. Aunque el objetivo de España es reducir su tasa a 3,7 en 2020, Seguí ha tomado la referencia de la tasa sueca. “Hasta un 3 es posible, porque otros países con menos muertos tienen menos habitantes y menos tráfico rodado”, ha señalado.

Seguí ha puesto en valor que España sea uno de los 28 países del mundo con una legislación específica para reducir la accidentalidad en los cinco factores de riesgo fundamentales en los siniestros de tráfico señalados por la OMS: el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, la no utilización del casco en motocicleta, el uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil. Según ha explicado la directora de la DGT, la reforma del Reglamento General de Circulación persigue precisamente mejorar la "amplitud" de la legislación española en cuanto a la velocidad, el cinturón y el uso de sistemas de retención infantil.