Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas se convierte en un tabú y la vicepresidenta no contesta sobre él

Santamaría imita a Rajoy y evita mentar el nombre del extesorero

Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros. Ampliar foto
Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros.

Empieza a ser una situación realmente extraña. Ya no solo Mariano Rajoy, también su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, evita por todos los medios siquiera mentar el nombre de Luis Bárcenas. Es una especie de tabú, un tema del que no se puede hablar, que hace cambiar la cara de los miembros del Gobierno y les lleva inmediatamente al silencio. En una tensa rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta se encontró con todas las preguntas que el PP ha decidido no contestar sobre el extesorero. Y de forma muy evidente, Sáenz de Santamaría esquivó las cuestiones, dejó la mayoría sin contestar y mostró su malestar por tener que afrontar un asunto que en su opinión corresponde al PP. Nadie da así ninguna explicación oficial sobre el escándalo de Bárcenas.

Empeñada en no contestar a nada, de forma más evidente que en cualquier otra ocasión, Santamaría ni siquiera respondió a una cuestión personal: ¿Se avergüenza usted de haber tenido a Bárcenas como tesorero? Otros dirigentes, como el portavoz parlamentario, Alfonso Alonso, sí han dicho con normalidad que se “avergüenzan” de Bárcenas. Sáenz de Santamaría evitó pronunciar el nombre, como había hecho Rajoy, y ni siquiera contestó a si el extesorero está intentado chantajear al presidente del Gobierno, una hipótesis que ha apuntado el PSOE en público y que dirigentes del PP asumen en privado, aunque insisten en que Rajoy no ha aceptado nunca ese tipo de presiones ni lo hará porque no tiene nada que ocultar.

Tampoco aclaró Sáenz de Santamaría si Rajoy se va a querellar contra Bárcenas. “El PP ya les ha informado”, apuntó. Cuando los periodistas le recordaron que no es así, que el PP no informa de nada aunque algunas fuentes populares sí apuntan que no se tomará una decisión judicial hasta que Bárcenas declare el lunes ante el juez Ruz, ella se limitó a decir: “No puedo informar de este asunto”. Cuando se le preguntó si Bárcenas seguía contratado en el PP, reiteró: “El Gobierno no puede entrar aquí a contar datos laborales de nadie, que están sujetos a la legislación laboral”.