Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una diputada del PP exige a Rajoy que publique el listado de los sobresueldos

Teresa Gómez-Limón, parlamentaria en la Asamblea de Madrid, reclama los nombres de "cargos y empleados del PP que hayan" recibido sobres

María Teresa Gómez-Limón Amador, diputada del PP en la Asamblea de Madrid, exige al presidente del Gobierno y máximo responsable de las decisiones del partido el listado de "los cargos y empleados que hayan recibido sobresueldos".

A través de un burofax remitido a Mariano Rajoy, al que ha tenido acceso EL PAIS, reclama a su partido un ejercicio de transparencia "ante las lamentables y vergonzosas noticias que circulan en relación con determinadas prácticas", en alusión a las acusaciones de cobros en negro por parte de dirigentes populares.

"Como afiliada y diputada del PP en la Asamblea de Madrid [...] exijo de esa Presidencia que haga público el listado", señala la parlamentaria autonómica.  Con esta petición, además, Gómez-Limón declara tajantemente "no haber recibido nunca absolutamente nada". "No quiero que mi honorabilidad quede en entredicho, por lo que me veo obligada a hacer público este escrito. Se da la circunstancia de que Gómez-Limón entró en la Asamblea como diputada para sustituir el escaño que había dejado vacante Esperanza Aguirre cuando dimitió como presidenta madrileña.

Desde que hace 10 días se conociera que Luis Bárcenas tuvo hasta 22 millones en cuentas en Suiza y ante las sospechas sobresueldos opacos, los dirigentes del PP madrileños fueron los primeros en defender la necesidad de transparencia y la lucha sin fisuras contra posibles prácticas de corrupción interna. 

La propia expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pidió abiertamente, desde el primer momento, una comisión de investigación interna. La dirigente popular propuso la implantación de la figura de un fiscal anticorrupción dentro del partido, una idea recibida con frialdad por la dirección nacional y que el propio Ignacio González, actual presidente madrileño, frenó, puesto que exigiría la celebración de un congreso extraordinario.