Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autonomías rechazan la resolución aprobada por el Parlamento catalán

El lehendakari, Iñigo Urkullu, apuntó que “solo cabe el respeto” ante una decisión “mayoritaria”

La mayoría de Gobiernos autonómicos deploraron la declaración soberanista aprobada el miércoles por el Parlamento catalán, que proclama la “soberanía jurídica y política” de Cataluña. Solo los Ejecutivos del País Vasco y Canarias se desmarcaron del rechazo general. El lehendakari, Iñigo Urkullu, apuntó que “solo cabe el respeto” ante una decisión “mayoritaria”. Por su parte, el portavoz canario, Martín Marrero, se limitó a mostrar el “respeto institucional” ante las decisiones de otras comunidades autónomas.

Ramón Luis Valcárcel, presidente murciano, asumió el “respeto institucional” que habían pedido Urkullu y Marrero, pero añadió que la declaración “es una absoluta tomadura de pelo” a catalanes y españoles.

Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana, vio en el desafío soberanista de Cataluña una oportunidad para los negocios, informa Adolf Beltrán. Fabra invitó a las empresas a huir de la “inestabilidad” generada en Cataluña. “Yo levanto el brazo y digo que aquí está la Comunidad Valenciana”, dijo el presidente del Consell. “Aquellas personas que vean dudas o incertidumbres en la falta de estabilidad política en Cataluña, que vean la Comunidad Valenciana también como una oportunidad”.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia, también vinculó el proceso soberanista con la situación económica. Pero, a su juicio, la intención de la Generalitat es tapar la falta de solvencia de su gestión con el soberanismo. El Gobierno catalán, sentenció Feijóo, “busca un enemigo exterior” ante su “incapacidad para pagar facturas”.

José Antonio Monago, líder del Ejecutivo de Extremadura, aludió a las inversiones del Estado en Cataluña y preguntó al presidente catalán, Artur Mas, si está dispuesto a devolver “los 35.178 millones de euros invertidos en los últimos 13 años”.

La declaración “es una simple resolución, sin valor jurídico, que no vincula ni siquiera al propio Parlament”, ninguneó el presidente Balear, José Ramón Bauzá, que sin embargo denunció “el intento de ruptura de la unidad de España” firmado por el Parlamento catalán. Para el presidente riojano, Pedro Sanz, la resolución es “un camino sin salida”; De “disparate descomunal” la tildó el presidente melillense, Juan José Imbroda, que aseveró que Mas “ha perdido la olla”.