Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos exámenes de conducir entran en vigor este lunes

La base de preguntas del teórico se amplía de 800 a 15.500

La conducción autónoma es una de las principales novedades

El nuevo examen de conducir, que amplía la base de preguntas del teórico de 800 a 15.500 y que valorará por primera vez la conducción eficiente, entra en vigor este lunes, según ha confirmado la Dirección General de Tráfico (DGT), aunque se lleva realizando como experiencia piloto en algunas jefaturas de Tráfico desde finales de 2011. “El objetivo es mejorar la calidad de los exámenes para propiciar una mejor formación de los nuevos conductores”, explica el departamento que dirige María Seguí. Estas son las principales novedades:

Más preguntas

Tráfico ha ampliado la base de preguntas de 800 a 15.500 en el examen teórico. “La redacción es más sencilla y su actualización es diaria, de modo que los exámenes son individualizados para cada aspirante”, explica la DGT. Las cuestiones versarán sobre seguridad vial, normas, señales, conducción eficiente y comportamientos bajo la influencia de alcohol o drogas.

Además, los exámenes se podrán hacer en ordenador. Un total de 24 jefaturas provinciales de Tráfico ya hace las pruebas teóricas en pantallas táctiles. El resto de aulas se informatizarán a lo largo de 2013.

Examen práctico más largo

La prueba tendrá una duración mínima de 25 minutos para los permisos de turismos y motocicletas, y de 45 minutos para los profesionales –camiones y autobuses-, que es el tiempo necesario, según la Directiva Europea, para demostrar que “el aspirante posee las capacidades y actitudes necesarias”. El examen solo se interrumpirá por la comisión de una falta eliminatoria que comporte peligro real, cuando se produzca una intervención justificada del profesor o cuando quede acreditada una manifiesta impericia del aspirante.

Comprobaciones previas del vehículo

Ante de comenzar el examen práctico, el examinador solicitará al alumno que realice comprobaciones previas como la verificación de los sistemas básicos del vehículo, el nivel de alguno de los líquidos, la presión de los neumáticos o que señale dónde se encuentra el limpiaparabrisas o las luces cortas o largas. “No se pedirán a nadie pruebas de mecánica”, aclaran fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT). En cualquier caso, estas comprobaciones previas no computarán en el mínimo de duración de 25 minutos.

Conducción autónoma

Es una de las principales novedades de la nueva prueba práctica. Durante los 10 primeros minutos, el alumno deberá dirigirse al punto que le indique el examinador de manera autónoma, es decir, con la ayuda de las indicaciones de la vía o de un GPS, siempre que el vehículo en el que se examina tenga este dispositivo de navegación y haya recibido formación previa para usarlo. El examinador también podrá pedir al alumno que se dirija a un lugar que conozca y al que sepa llegar sin ayuda.

Según Tráfico, el objetivo de la conducción autónoma es que el "futuro conductor tenga una formación adecuada para que cuando obtenga su permiso sepa por dónde va, qué decisiones tomar de acuerdo con las circunstancias del tráfico o sepa seguir las indicaciones de dirección".

Conducción eficiente

Durante el examen, se evaluará de forma global la realización de una conducción eficiente, es decir, con marchas largas, velocidad estable y sin acelerones. Conducir de manera no eficiente supondrá una falta leve.

Explicación del examinador

Una vez concluida la prueba práctica, no será suficiente con que el examinador dé su veredicto. En presencia del profesor, deberá comunicar el resultado y explicar brevemente las faltas cometidas para que el aspirante sepa lo que ha hecho bien o mal y mejore su comportamiento en la conducción.