Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wert mantiene la necesidad de un “pacto de Estado” para su reforma educativa

El ministro aboga por llegar a un acuerdo con partidos, agentes sociales y comunidad educativa

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, quien ya se avino la semana pasada en el Congreso a negociar con la oposición la polémica reforma educativa, ha mantenido hoy abiertamente la necesidad de alcanzar un “pacto de Estado” en esta materia como reclama CiU. En opinión de Wert, es la propia naturaleza de la materia la que lo requiere, porque debe estar “firmemente enraizada” en el acuerdo y “encaminada” hacia “un gran pacto” no solo entre las fuerzas políticas, “sino también social y con la comunidad educativa”. “Un pacto de Estado”, ha destacado.

A ese entendimiento, ha asegurado el titular de Educación, le van "a dedicar todos los esfuerzos que haga falta, sin renunciar al restablecimiento de una cultura de la exigencia y al restablecimiento de la libertad”. La letra pequeña de estas aspiraciones es precisamente lo que despierta las críticas al anteproyecto de ley, que se volverá a debatir mañana con las comunidades autónomas. Wert, que cree que "una de las críticas más desconcertantes a la reforma es la acusación de mercantilista”, ha vuelto a insistir, igual que lo hizo en la Cámara baja, en que “esta reforma es la más importante, porque las crisis económicas al final tienen mucho que ver con las crisis educativas".

Wert, que ha intervenido en la reunión interparlamentaria del PP que se celebra en Toledo, ha criticado por su parte el sistema educativo actual. "Un país que está generando un 26% de abandono escolar temprano está realmente condenando y dejando en la cuneta a la cuarta parte de sus jóvenes". Para corregirlo, en su opinión, hay que reforzar los itinerarios de formación profesional, establecer una cultura de la evaluación y fomentar la autonomía de los centros escolares.

Tanto la defensa hilada por Wert como las objeciones de la oposición han dejado claro, en cualquier caso, que los aspectos polémicos de la futura ley trascienden el debate lingüístico, y en este sentido se pronuncian los portavoces de todos los partidos en esta materia. El PSOE insiste, por ejemplo, en que si el Gobierno rompe el pacto sobre la enseñanza de la religión (que Wert califica de “opción política) y aboga por que salga del currículo escolar y se imparta fuera del horario lectivo, además de lamentar que se utilice el modelo lingüístico como “cortina de humo para desviar la atención de los asuntos de más calado”. Esto es, la calidad, la equidad y la segregación social.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >