Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRECAMPAÑA ELECTORAL EN EUSKADI

Rajoy sitúa el pulso soberanista como una amenaza creciente para salir de la crisis

El presidente acusa a los nacionalistas de abocar España a la inestabilidad

Rajoy se dirige a los asistentes al mitin del PP en Vitoria.
Rajoy se dirige a los asistentes al mitin del PP en Vitoria.

Mariano Rajoy tenía esta mañana la ocasión idónea para pronunciarse sobre la crisis política catalana que ha cambiado el paso a un Gobierno volcado en afrontar la crisis: dos días después de que el Parlament defendiese por amplísima mayoría la autodeterminación; en Euskadi, la otra comunidad donde el nacionalismo es un actor básico, y rodeado por los suyos, en plena precampaña. Y la aprovechó, eso sí, sin citar directamente en ningún momento a Cataluña, sus partidos o sus dirigentes. Tampoco al PNV.

En el primer de los tres mítines que va a protagonizar en Euskadi de aquí al 21-O, Rajoy lanzó a los nacionalistas —considerados un todo— un duro discurso lleno de reconvenciones que se resumen en una que enfatizó en varias ocasiones: “Lo peor” que puede hacerse en estos momentos frente a la crisis es romper la estabilidad política de España. Y esa estabilidad resulta “capital” para garantizar las pensiones, crear empleo y lograr los ingresos que mejoren la situación de las Administraciones, enumeró. El “camino a ninguna parte” que han iniciado los nacionalistas “empeñados en romper” aboca en cambio a una inestabilidad —el concepto en que más incidió— que dificulta la salida de la crisis.

El riesgo económico del independentismo ha sido argumento recurrente del PP en las últimas fechas y Rajoy, que está intentando presionar a Artur Mas a través de los empresarios catalanes, abundó en ello ante unos 1.500 entregados oyentes en un pabellón deportivo de Vitoria.

Basagoiti: “Lo que está en juego es quién condicionará la política”

El mensaje para Cataluña sirve tal cual para Euskadi y a unos y otros nacionalistas lanzó Rajoy una advertencia indirecta: si ponen sus ojos en un futuro en la UE, “solo el PP es garantía de permanencia en Europa”. Por si no estaba claro, lo dijo dos veces. Y garantía de esa estabilidad necesaria para escapara de la crisis.

Frente al pulso soberanista en unas elecciones en Euskadi que el PP no deja de repetir que son cruciales, Rajoy, como antes que él habían hecho Antonio Basagoiti, Iñaki Oyarzábal y Javier Maroto, apeló a esa, en su opinión, mayoría de ciudadanos que se sienten vascos y españoles. Es ese “más del 51%” de su lema de precampaña a todos los cuales instó Rajoy a ir a las urnas. Fue una temprana llamada a la participación con la vista puesta en que el nacionalismo —sobre todo la izquierda abertzale— se va a movilizar a fondo.

El PP enfatiza su llamamiento a quienes se sienten “vascos y españoles”

Esa imbricación de Euskadi y España, ese “vascos y españoles”, se ha convertido en un mensaje cada vez más presente en el discurso popular en esta precampaña a medida que crecía la crisis catalana. A él acudieron los cuatro oradores en una provincia crucial para las aspiraciones electorales del PP y donde, dado el menor peso del nacionalismo, más eco puede tener. “Este es el partido de España en un momento crucial para nuestra historia, el partido de la España que no grita”, sostuvo Oyarzábal, no solo cabeza de lista alavés, sino también máximo responsable de la campaña del PP.

Los populares quieren copar ese voto constitucionalista. De ahí sus recurrentes críticas a un PSE que ha “frustrado” la posibilidad de un cambio abierta en 2009 con su apoyo a Patxi López. Los socialistas les “han fallado a ese 51%, no han estado a la altura”, se sumó el propio Rajoy al argumentario.

Basagoiti avanzó algo más en su estrategia camino del 21-O. Dando por hecho —ya lo ha comentado públicamente— que el PNV de Urkullu ganará los comicios, lo importante es quién se hace con la llave de poder determinar las políticas de un Gobierno nacionalista sin mayoría absoluta. “Lo que está en juego [el 21-O] no es quién es lehendakari, sino quién condicionará las políticas vascas. Lo importante es que las decisiones en el Parlamento las condicione el PP”, destacó el candidato popular.

Con esa pretensión de poder resultar decisivo como lo fue en 2009 va el PP vasco a las elecciones. “La parte de abajo de la tabla puede ser tanto o más importante que la de arriba”, apuntan fuentes del partido.