Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos: “El mercado financiero se ha cerrado para las autonomías”

El Gobierno avisa a las comunidades de que solo les queda la vía del rescate

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. EFE

Con la resignación pintada en el rostro y envolviéndolo en un tono de normalidad, el ministro de Economía, Luis de Guindos, oficializó ayer otro de los datos que quedarán para la historia de esta crisis: “Se han cerrado los mercados financieros para las comunidades autónomas”. O al menos, añadió, “para algunas de ellas”. Es decir, que los bancos prácticamente ya no dan préstamos a las autonomías. Esa vía de financiación se ha congelado. Algo que había denunciado la víspera el presidente andaluz, el socialista José Antonio Griñán, y que Guindos confirmó como dándolo por hecho: “Es una obviedad”, dijo.

Pero la obviedad tiene consecuencias, que el ministro mostró también sin rodeos: “No hay alternativa al Fondo de Liquidez Autonómico”. La única fuente de financiación a la que podrán acudir las comunidades que se vean asfixiadas —y varias lo están, porque deben devolver cientos de millones a los bancos antes de fin de año— será el fondo de rescate creado por el Gobierno: el FLA. “No se va a dejar caer a nadie. El Fondo de Liquidez es la máxima expresión de la solidaridad entre Estado y comunidades”, subrayó.

Algunos Gobiernos autónomos temen que la dependencia de ese fondo les quite autonomía, porque todos —los que tengan apuros económicos— pasarían a depender del Ministerio de Hacienda para financiarse. Por eso, tanto Cataluña —que va a pedir 5.023 millones al FLA— como Andalucía —que aún no ha confirmado que acudirá al rescate pero sí lo ha sugerido— y algunas otras comunidades que se lo están pensando se han apresurado a exigir que no comporte “condiciones”.

Ayer el ministro reiteró que solo habrá una condición: “[Las comunidades] tienen que cumplir el objetivo de déficit”. Un objetivo (1,5% del PIB a fin de año) que la mayoría no tiene visos de cumplir —según las previsiones de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada—; así que es muy posible que las que acudan al rescate tengan que tomar nuevas medidas para ajustar el gasto o incrementar los ingresos.

De hecho, lo mismo ocurrió con el rescate a nivel nacional, el de la banca española que el Gobierno pidió a la UE en junio: el Ejecutivo lo disfrazó de “préstamo muy favorable” y aseguró que no comportaría condiciones, pero desde entonces ha aprobado nuevos recortes de gasto y subidas de impuestos. La reforma financiera aprobada ayer por el Consejo de Ministros, por ejemplo, no ha podido ser cerrada hasta que Bruselas ha dado el visto bueno. La propia Comisión Europea subrayó este miércoles —tras decir Cataluña que no aceptaría condicionesque el FLA sí debe estar sujeto a “estrictas condiciones presupuestarias”, y que la Comisión espera “la adopción de contundentes medidas en las comunidades”.

El Fondo de Liquidez Autonómico estará dotado con 18.000 millones. De ellos, 4.000 millones los pondrá el Tesoro (que los puede obtener pidiendo un préstamo o emitiendo deuda) y el resto saldrá de nuevos préstamos bancarios: 6.000 millones que pedirá Loterías del Estado y otros 8.000 que inyectarán directamente los bancos al FLA. El dinero de ese fondo solo podrán usarlo las comunidades para afrontar vencimientos de deudas y financiar las “cantidades adicionales necesarias” para cumplir el déficit.

Es decir que, al final, funcionará como un círculo: los bancos prestarán dinero al FLA para que las comunidades les devuelvan los préstamos anteriores que les deben. Esa es también una de las razones de que las entidades bancarias hayan cerrado el grifo del crédito a las autonomías: los bancos consultados por este periódico admiten que, ya que se ha creado un fondo estatal, prefieren financiar a las comunidades a través de ese fondo y que sea el Gobierno central, más solvente, el que devuelva luego el préstamo.

Las autonomías que ya han anunciado que acudirán al FLA —Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia— afirman que necesitan el dinero con urgencia. Guindos les respondió ayer que una “parte importante” estará disponible “en los próximos días o semanas”. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, por su parte, echó un jarro de agua fría a la Comunidad Valenciana, que la víspera había añadido mil millones extra a su petición inicial de 3.500 millones, para poder afrontar no solo vencimientos de deuda sino también pagos a proveedores. “Vayamos paso a paso. Ahora de lo que estamos hablando con este fondo es de necesidades de financiación para atender vencimientos de deuda”. O sea, que el FLA no dará dinero para otras cosas.

El Gobierno valenciano respondió que entonces negociará con Hacienda para obtener los mil millones a través de “otro mecanismo”. Pero pedirlos, los pedirá.

Loterías del Estado “no se privatiza”

El Consejo de Ministros autorizó ayer a Loterías del Estado a pedir un préstamo de 6.000 millones para aportar ese dinero al Fondo de Liquidez Autonómico.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, recordó que Loterías es un organismo “saneado” que cada año produce unos beneficios “de 2.500 o 3.000 millones”, y aprovechó para hacer un anuncio: “Lejos de privatizarse, como era el compromiso de este Gobierno, no se privatiza. Los beneficios que produce seguirán en manos de los españoles a través del Estado”.

El Gobierno anterior, del PSOE, intentó privatizar Loterías del Estado en plena crisis pero finalmente suspendió la operación para no malvender el organismo público. El PP aprobó aquella suspensión pero luego retomó la idea de privatizar Loterías. Hace solo tres meses el Gobierno seguía hablando de vender Loterías. Ahora parece haber renunciado a ello.

Más información