Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Defensores español y vasco discrepan sobre el etarra enfermo

"Que se cumpla la ley sin atender a pancartas", dice Soledad Becerril, mientras su homólogo en Euskadi pide que se agilicen los trámites para la liberación

El jueves se conocerá, probablemente, el informe médico del Hospital Donostia sobre el estado de salud del preso etarra Iosu Uribetxeberria Bolinaga, uno de los secuestradores de José Antonio Ortega Lara, que ayer cumplía siete días en huelga de hambre en demanda de su libertad. Cuando llegue ese diagnóstico final, el Ministerio del Interior podrá decidir si le concede el tercer grado e insta la libertad condicional que tendrá que conceder después el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional. Mientras transcurren los plazos previstos, las protestas continúan y las declaraciones se suceden. Los Defensores del Pueblo español y vasco entraron ayer en la polémica con posiciones bien distintas.

Iñigo Lamarca, el Ararteko, se ha posicionado pidiendo que se “agilicen al máximo los trámites” para conceder la libertad al preso. El Defensor del Pueblo vasco hizo pública una declaración institucional en la que, además de pedir al recluso que reconsiderara su decisión sobre la huelga de hambre, planteaba a Interior y al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que analizaran la situación de los demás presos de ETA que padecen enfermedades muy graves, en “estricto cumplimiento” de la ley.

Poco después le replicaba la Defensora del Pueblo y exministra del PP, Soledad Becerril, quien reclamaba que con Uribetxeberria, enfermo de cáncer terminal, “se cumpla estrictamente la ley” sin atender “ni pancartas, ni manifestaciones, ni declaraciones de compasión”, según informaba la agencia Efe.

Mientras tanto, la izquierda abertzale seguía con su batalla personal: vender la imagen de que se está presionando al Gobierno de un Mariano Rajoy que ayer recalcaba que era “absurdo” que los presos pretendieran un “chantaje” al Gobierno. Un total de 254 reclusos se habían sumado hasta la noche del lunes a la protesta en favor de Uribetxeberria, según confirmó por la mañana en Radio Euskadi el director general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste. De ellos, eso sí, 29 ya habían manifestado que solo iban a ayunar anteayer y otros fueron sorprendidos comiendo en las celdas. El Ejecutivo y el PP siguen insistiendo en que simplemente se aplicará la ley

Además de la protesta ante el hospital, a la que ayer se sumó Josetxo Ibazeta, exsecretario del alcalde donostiarra, imputado por amenazar de muerte a seguidores de La Roja, las concentraciones para reclamar la libertad del preso se extendieron ayer, entre otros puntos, a las puertas de las delegaciones del Gobierno en Bilbao y Pamplona. En esta última fue detenido un participante y puesto en libertad tras ser identificado.