El Gobierno se desploma en medio del desánimo de la ciudadanía

El PP perdería ocho puntos si las elecciones se celebrasen ahora, según el CIS

Los españoles son cada vez más pesimistas sobre una posible salida de la crisis y crece la desconfianza en que el Gobierno vaya a solucionar los problemas. El PP ganó las elecciones el 20 de noviembre con el 44,6% de los votos. Si los comicios se celebrasen ahora, obtendría ocho puntos menos, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado ayer. Se trata de un sondeo hecho entre el 2 y el 10 del pasado mes julio, un día antes de que el presidente, Mariano Rajoy, anunciase el ajuste más duro de la democracia, con medidas como la subida del IVA, recortes a los funcionarios o reducciones en la prestación por desempleo.

Rajoy es el presidente que ha iniciado su mandato con el país en las peores circunstancias económicas y el que más desgaste ha sufrido en los primeros meses de Gobierno, al menos desde 1996. Su caída en estimación de voto es solo comparable con la de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008, cuando la crisis ya se hacía notar. No obstante, aquel descenso fue del 4%.

El desplome del PP ha permito a los socialistas acortar distancias. El PSOE obtuvo en noviembre el apoyo del 28,7% del electorado y quedó a casi 16 puntos de los populares. Hoy, esa ventaja se reduciría hasta los 6,7 puntos pero no han logrado rentabilizar el desgaste del Ejecutivo. Su resultado, según el estudio del CIS, apenas subiría 1,2 puntos.

Una comparativa entre el barómetro de enero, el primero con intención de voto de la era Rajoy, y el de julio permite comprobar que en el tiempo que los populares llevan gobernando los ciudadanos no perciben mejorías; al contrario. Si a principios de año el 86,6% de los entrevistados creía que la situación económica era mala o muy mala, el mes pasado ese porcentaje rozaba el 90%. Y sin perspectivas de cambios positivos: en enero, el 21,2% confiaba en una evolución favorable en el plazo de un año; en julio cayó hasta el 18,2%. Otro dato más: si hace siete meses el 15,2% de los encuestados que tenían trabajo veía bastante o muy probable que se quedarían sin empleo durante los siguientes 12 meses, ahora la cifra ha ascendido cinco puntos. Entre los parados, los que consideran poco o nada probable la posibilidad de firmar un contrato a lo largo del próximo año crece del 42% al 65%.

Principales preocupaciones

El listado de las cinco cuestiones que más preocupan a la ciudadanía se mantiene. Aunque descienden en intensidad, el paro y los problemas de índole económica siguen en primer y segundo lugar. No en vano, la cifra de parados ha crecido en 419.500 en los dos primeros trimestres del año, hasta los 5,69 millones, según la Encuesta de Población Activa. En esa lista se afianzan como tercer problema la clase política y los partidos, con un crecimiento del 17,8% al 25,4% de enero a julio. El desapego hacia los políticos aumenta, mientras es de ellos de quienes depende en gran parte la adopción de medidas que arreglen los problemas que atraviesa el país. En los primeros puestos de las preocupaciones se consolida también la sanidad, factor que tradicionalmente no había estado entre las principales inquietudes de los ciudadanos, al considerarse un servicio garantizado. Los recortes y medidas como el copago farmacéutico parecen poner en riesgo esa seguridad. La sanidad repite como quinto problema, por detrás de la corrupción, y crece del 8,1% al 10,4%.

Rajoy vs Rubalcaba

El presidente arrancó el año con mejor valoración que el secretario general del PSOE. Aunque suspendía, era el segundo líder político con más nota, por detrás de la portavoz de UPyD, Rosa Díez. Rajoy obtenía en enero un 4,5. Ahora su nota ha caído a un 3,3. Rubalcaba también ha perdido puntos, de un 4,25 a un 3,8, pero sube de la cuarta a la tercera posición. Tampoco ninguno de los dos genera confianza entre los españoles, aunque en este caso Rubalcaba sale peor parado. El 83,5% de los encuestados contestó en julio que tenía poca o ninguna confianza en el número uno del PSOE (el 74% en enero), frente al 77,9% (59,3% en enero) que señaló no tenerla en Rajoy.

Un Gobierno a la baja

También empeora la imagen de los ministros. En el primer examen que les hizo el CIS, tres superaban el 5: el de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Fomento, Ana Pastor. Hoy, ninguno de los 13 supera el 4. El barómetro de julio, elaborado antes de que Gallardón realizase las polémicas declaraciones de que la malformación del feto no será razón para abortar, le mantiene como el ministro más valorado, pero con un 3,9. Ya son más de la mitad, el 56,1%, los que califican la gestión del Gobierno de mala o muy mala. El 57,6% ve de igual forma la oposición del PSOE.

Resto de partidos

Entre las demás formaciones con representación en la Cámara baja, la mayoría mejoraría su resultado si las elecciones fuesen ahora. Destacan el aumento de IU, que obtendría el 8,6% de los votos, frente al 6,92% de noviembre, y el de UPyD, que pasaría del 4,7 al 6,6%.

Con información de Patricia Rodríguez Blanco y María Sosa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS